Puertas abiertas Cómo visitar la Base de Rota, el Instituto Hidrográfico y el Observatorio

Urbanismo en Cádiz

La Paz inicia un lavado de cara para hacer un barrio más accesible

  • El Ayuntamiento afronta un proyecto con el que pretende incrementar los espacios peatonales en zonas muy degradadas 

  • El diseño se extenderá a toda la barriada

Estado del acerado en una parte de la barriada de La Paz.

Estado del acerado en una parte de la barriada de La Paz. / Jesús Marín

La Paz, el barrio más poblado y de mayor extensión de la ciudad, siempre ha soportado los déficit de una urbanización mal planificada cuando se inició su construcción hace más de 50 años. Con los ayuntamientos democráticos se ejecutaron obras de mejora en los espacios urbanos, que a la larga volvían a sacar a la luz los problemas originales de la barriada.

Ahora, el Ayuntamiento afronta un primer proyecto que va a servir como banco de prueba a la hora de actuar en el conjunto de la extensa barriada y, también, en la futura mejora de otros espacios públicos de la ciudad.

La actuación, con una inversión cercana al millón de euros, se centra inicialmente en la pastilla que se conforma entre el Pasaje de los Corrales y las calles de Rafael Picardo y Eduardo Benot. Una zona vecina a la avenida de Huelva junto a El Corte Inglés y a pie del acceso al puente de la Constitución de 1812, lo que implica una importante carga de tráfico, contaminación acústica y medio ambiental.

"Con este proyecto buscamos una transformación urbana radical, en una zona llena de vehículos y con una calidad de vida en la calle muy baja, todo muy degradado y con problemas de accesibilidad a muchas viviendas que, además, en sus pisos más bajos soportan de forma más intensa el ruido y la contaminación del tráfico", destaca el teniente de alcalde de Urbanismo, Martín Vila.

El plan supone crear una plataforma única, evitando aceras, rampas y otro obstáculos, sacando a los coches de la mayoría de estos patios interiores. Como alternativa, y previa conversación con la asociación de vecinos, se plantea la instalación de una zona verde de aparcamiento en esta parte de La Paz, como ya funciona en el casco histórico.

Toda esta operación se complementa con la renovación de la red de saneamiento y abastecimiento que históricamente ha dado problemas en el barrio y con la instalación de mobiliario urbano, bancos, nueva iluminación, papeleras, áreas de juegos para niños y para mayores. "En definitiva supone crear un gran espacio de vida comunitaria y que los vecinos vuelvan a disfrutar de estos espacios peatonales".

A la vez, se hace una apuesta por la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático. Por primera vez en una obra en la ciudad se utilizará una solería de tipo drenante. Al no ser ésta impermeable permite drenar el agua de la lluvia o de los riegos del viario. Ello facilita un control de la temperatura ambiental, tanto en época de frío como de calor. Será ésta una prueba y si funciona bien la intención del Ayuntamiento es trasladar este modelo a otros espacios urbanos. "Es una muestra piloto de cómo queremos intervenir en el resto de la ciudad, con la utilización de unos materiales adecuados para colaborar en la lucha contra el cambio climático", incide Vila.

Más árboles

En coordinación con la concejalía de Medio Ambiente se procederá a ampliar el número de árboles y a revisar el estado de los ya existentes.

El objetivo municipal es que esta operación no se limite a este extremo de la barriada de La Paz. Ya se está trabajando en mejoras en la zona del centro cívico, en la otra punta y cercano al Cerro del Moro, pero se pretende, cuando se vaya contando con presupuesto y obteniendo nuevas ayudas en programas de atención a barrios con necesidades, extender toda la operación al conjunto de la barriada.

Un paseo por La Paz nos lleva a zonas con el firme en relativo buen estado pero visualmente con un diseño ya antiguo. Puro cemento que, en otras zonas, está levantado por el paso del tiempo o por el efecto de las raíces de los árboles. Lo mismo pasa con los pequeños jardines que rodean a los edificios de más altura, cuidados o descuidados según la atención que presten sus vecinos. Sí es norma común en la mayor parte de la barriada la ausencia de mobiliario urbano.

Junto a todo ello, el tramo donde va a actuar ahora el Ayuntamiento se ve afectado también por el cierre en falso de la urbanización de la rotonda de conexión con el puente de la Constitución de 1812. El muro de protección que separa el acceso a la avenida de la Bahía con los bloques de piso mantiene una estética de obra de carreteras, afeando a todo el conjunto. Además, queda por urbanizar el solar que da a la avenida de Las Cortes, donde en su momento se proyectó una serie de juegos para niños y mayores. Todo ello ha sido reclamado en varias ocasiones por el Ayuntamiento al Estado, que le corresponde esta urbanización.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios