La desescalada en Cádiz

Ojo con el peso de las piscinas hinchables instaladas en pisos, terrazas o azoteas

  • Es necesario contar con un informe técnico que garantice que la estructura del edificio puede soportar el sobrepeso

Una piscina hinchable de grandes dimensiones pero instalada sobre una superficie abierta Una piscina hinchable de grandes dimensiones pero instalada sobre una superficie abierta

Una piscina hinchable de grandes dimensiones pero instalada sobre una superficie abierta / D.C.

La compra masiva de piscinas hinchables, muchas de ellas para un uso urbano ubicándose en terrazas e incluso en el interior de las viviendas, debe ir acompañada de forma inexcusable con un informe técnico que garantice la fortaleza de la estructura donde se instale, pues ésta soportará un peso extra que puede poner en riesgo la estabilidad de la zona.

Una cosa es ubicar una de estas piscinas, que han tenido incrementos de ventas de más del 200% en las grandes superficies de la provincia, en los patios o jardines que hay en viviendas unifamiliares o chalés y otra las que se van a instalar en ciudades donde el único espacio libre son la terrazas o las azoteas. O en el interior de la vivienda como pasa con algunos jaccuzi.

"La mayoría de los edificios no están preparados para soportar este sobrepeso", destaca la decana del Colegio de Arquitectos de Cádiz, Isabel Suraña. Un ejemplo: una piiscina de tamaño medio, de 2,5 por 1,5 y de 70 centímetros de fondo, acumula una cantidad de agua en su interior que provoca una fuerte presión en la estructura sobre la que se ubique. Una de mayor tamañana incrementa lógicamente esta presión estructural

Indica Isabel Suraña que "hay casos en los que estas piscinas hinchables se colocan incluso en voladizos, con el riesgo que ello supone de hundimiento, por lo que necesitaría un refuerzo". Para ello es imprescindible que se realice una inspección técnica de la casa (o la azotea si es el lugar elegido), se conozca cuanto soporta de peso el forjado y se conozca la propia memoria del proyecto constructivo. Sólo así se verá "si la zona sobre la que se va a instalar la piscina tiene capacidad para soportar este volumen de agua y aguanta el sobrepeso añadido".

Otra cuestión es el riesgo de filtraciones, pues también hay pisos y terrazas cuyo pavimento no está preparado para un acumulación de agua superior a la normal, por el rebose del vaso de la piscina o la entrada y salida a la misma de los pequeños y mayores. En todo caso este es un problema, para la decana de Arquitectos, menor en cuanto tiene una fácil solución.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios