Cádiz

El Mercado Gastronómico de la estación de Cádiz salva ya las últimas trabas administrativas

  • Tras siete años de espera, se calcula que en este mes se solventen los problemas pendientes

Promoción del Mercado Gastronómico en el exterior de la estación antigua.

Promoción del Mercado Gastronómico en el exterior de la estación antigua. / Julio González

Aunque parezca mentira, el proyecto del Mercado Gastronómico en la antigua terminal ferroviaria de 1905 salva ya los últimos trámites administrativos y los últimos problemas urbanísticos que han ido retrasando esta operación.

Un retraso que parecía eterno, ya que el proyecto se planteó en 2015 con la perspectiva de ponerse en marcha un año después. Siete años de espera que, sin embargo, no han llevado al grupo inversor a abandonar el proyecto por aburrimiento, tras reafirmar en más de una ocasión que para ellos es una operación con gran proyección de futuro.

Ahora todo indica que se está viendo la luz al final de este túnel tan largo. Por una parte, se espera que a lo largo del mes de abril terminen las obras de instalación de la nueva red de saneamiento y abastecimiento de agua, un proyecto que ejecuta la empresa municipal Aguas de Cádiz y que dará servicio tanto al nuevo mercado, como a las estaciones de tren y de autobuses interurbanos y, también, al futuro hotel previsto sobre el edificio del vestíbulo.

A la vez, se ha concretado ya la distribución de la energía eléctrica, aprovechando las instalaciones que desarrolla la Autoridad Portuaria de cara a la puesta en marcha del nuevo muelle de contenedores.Luz y agua son, lógicamente, dos servicios esenciales sin los que el centro comercial no puede funcionar. Por ello, el retraso en ambas obras, la falta de concreción de qué administración tenía que asumirlas, con disputas entre Ayuntamiento y Adif incluida, es lo que ha estado a punto de desbaratar todos estos proyectos.

Junto a ello, la promotora del Mercado Gastronómico tiene pendiente una última reunión, en este caso con Adif, que gestiona las infraestructuras ferroviarias. La cita se espera celebrar la próxima semana y en la misma se espera que la empresa pública concrete su calendario y plan de obras del aparcamiento en superficie que va a habilitar en el lateral del Mercado que da a la avenida de Astilleros además de la nueva vía de acceso a la estación férrea y, también, al mismo centro gastronómico.

Los promotores quieren concretar cuestiones como la servidumbre que habrá en la parcela, pues por ella tendrán que pasar todos los servicios que garanticen el funcionamiento del centro, así como ver la zona de llegada de los camiones de mercancías para atender a las necesidades de los establecimientos que abrirán en la vieja terminal férrea.

Fuentes de los promotores indicaron a este diario que esperan que a finales de este mes de marzo este tema esté totalmente solventado para, de esa forma, activar el proceso de contratación de las firmas que van a ubicarse en el Mercado.

A pesar de la crisis económica provocada por el coronavirus en los dos últimos años, y la que ahora ha surgido con la guerra en Ucrania, los impulsores de esta iniciativa siguen teniendo claro que éste es un proyecto altamente viable, de la misma forma en la que lo era en 2015, hasta el punto que en estos meses se encuentran con relativa facilidad marcas interesadas en abrir en otras áreas gastronómicas de la región y de la propia provincia.

A la vez, se considera que este es un proyecto muy peculiar. Por lo pronto está el impactante diseño realizado por el gaditano Álvaro Linares, que apuesta por una imagen muy ferroviaria de la vieja terminal; y junto a ello la amplitud del espacio que lo convertirá en uno de los mercados gastronómicos de mayor superficie en España.

La nave central dispone de 3.100 metros cuadrados de superficie a los que se añaden otros 1.800 de las naves laterales y los 600 metros cuadrados de los dos torreones ubicados en la portada principal del complejo.

Está pendiente, aunque no depende ni de Adif ni de la promotora privada, el derribo de la nave posterior de la Aduana, lo que abriría un mayor espacio libre al acceso a la terminal de 1905. Hay que tener en cuenta que el futuro del edificio de la Aduana es aún incierto, pues la Junta todavía no ha iniciado el proceso para eliminar la protección urbanística que tenía y que impedía su demolición.

El Ayuntamiento sí tiene pendiente la construcción de los jardines de la Cuesta de las Calesas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios