Comercio y turismo en Cádiz

Mercadillo 'pro-cruceros'

  • Los artesanos que colocan sus puestos en el centro de la plaza San Juan de Dios ven con buenos ojos la llegada de los buques

Los puestos de artesanía colocados en el centro de la plaza de San Juan de Dios.

Los puestos de artesanía colocados en el centro de la plaza de San Juan de Dios. / Julio González

Con la llegada del verano son muchos los cruceros que hacen parada en el puerto de Cádiz para que sus viajeros pasen un tiempo en la ciudad. Restaurantes, hoteles y diferentes comercios se ven afectados en buena manera por la llegada de estos cruceristas que disfrutan del buen clima y de la hospitalidad de los gaditanos. Ejemplo claro de esta relacción beneficiosa entre turistas y comerciantes locales son los puestos del mercadillo instalado en la plaza San Juan de Dios durante estas vacaciones. Talleres de artesanos de joyas, piedras, telas o de productos de cuero son algunos de los comercios que conforman este pequeño mercado situado estratégicamente frente al puerto de la ciudad.

Y es que, dando una vuelta por esta zona, es notable la cantidad de turistas que pasean por el lugar, parando en establecimientos, sentados en terrazas tomando algo o comprando en dichos puestos. "La gran mayoría de los que se paran a comprar son extranjeros", afirma Nunzia, una italiana que vende en el mercadillo. Adriana es una argentina afincada en Cádiz que también tiene un puesto en el mercadillo donde vende pequeñas muñecas hechas a mano. Coincide con Nunzia al decir que el ciudadano gaditano suele comprar poco en el mercadillo y que se suele pasar para "echar un ojo". "También hay público español, pero turistas del norte del país", afirma.

Más pegado al Ayuntamiento, Roberto expone sus obras de vidrio artístico. Vitralism es la marca artesana que Roberto vende en su puesto. "A principios de verano el público por lo general suele ser turista, pero nacional, del País Vasco, Asturias Cantabria... Ahora hay mucho extranjero", comenta, aunque reconoce que a él también le compra algún que otro gaditano.

Pero también hay opiniones y experiencias totalmente diferentes. Marisol realiza artesanía en papel creando pendientes, pulseras y demás bisutería vendiéndola dentro del mercadillo. A ella suelen comprarle más locales que foráneos, pero no duda en considerar que la llegada de cruceros a la ciudad es muy buena ocasión para llenar la caja. "Sería lo mejor que todas las semanas llegasen cuatro o cinco cruceros", remata.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios