Cádiz

Memoria Histórica en Cádiz: El estadio sin nombre

Fachada del Estadio Nuevo Mirandilla, sin los letreros encargados en mayo y que el gobierno de Bruno García no ha querido instalar todavía.

Fachada del Estadio Nuevo Mirandilla, sin los letreros encargados en mayo y que el gobierno de Bruno García no ha querido instalar todavía. / Jesús Marín

El nombre del estadio de fútbol de la ciudad está condenado a ser una cuestión de estado (municipal) alargado en el tiempo. Lo lleva siendo desde que Martín Vila puso el foco en Ramón de Carranza y consiguió, mediante dos chapuceros procesos de participación donde se decidió lo que la participación no quería, cambiar el nombre; y lo va a ser ahora en esa especie de limbo con el nuevo gobierno de Bruno García que hasta el momento ni afronta otro cambio del nombre del estadio ni quiere asumir la actual denominación.

El alcalde viene insistiendo desde antes incluso de su toma de posesión que el nombre del estadio no es una prioridad para él, que hay asuntos más importantes y urgentes en la gestión de la ciudad. Y de esa manera ha conseguido ir escurriendo el bulto sobre un asunto ante el que en algún momento tendrá que posicionarse. Entre otras cosas, o sobre todo, porque el PP venía mostrándose frontalmente en contra del nombre de Nuevo Mirandilla e incluso garantizó que en caso de llegar a la Alcaldía gaditana recuperaría el nombre de Ramón de Carranza.

La espera hasta un posicionamiento final de Bruno García mantiene el Estadio con las fachadas sin rebautizar. Y es que el Ayuntamiento tiene ya los nuevos letreros, pero el gobierno del PP ha rechazado instalarlos.

Efectivamente, fue el pasado mes de abril cuando el Ayuntamiento sacó a concurso la creación e instalación del nuevo letrero de “Nuevo Mirandilla” con un contrato que se licitó por 27.931,99 euros y se adjudicó por 26.307,82 euros. Cuatro eran los rótulos que se tenían que fabricar y colocar, uno por cada lado del edificio municipal. Uno en la esquina de Fondo Sur con Tribuna, donde se instalará el nuevo nombre del estadio y debajo, con menor tamaño de letra (de 45 centímetros de altura y también de 5 centímetros de grosor), Ayuntamiento de Cádiz. El segundo en la zona superior de la esquina de la Tribuna con Fondo Norte, donde ya aparecen las letras Ayuntamiento de Cádiz y hay que colocar en la línea superior el nuevo nombre. Otro más en la esquina de Fondo Sur con Preferencia. Y el cuarto en la Avenida de la Sanidad Pública (otro de los cambios de nombre que ha protagonizado el alcalde durante su gestión), en el lado de la Preferencia esquina a Fondo Norte.

Este contrato se formalizó en el mes de mayo y con un mes de plazo de ejecución, tendría que haber supuesto la colocación del nuevo nombre del Estadio en junio. Pero entrados en diciembre, el estadio sigue luciendo en sus fachadas “Municipal” y “Ayuntamiento de Cádiz” como únicos nombres. Mientras, según ha podido saber este periódico, los nuevos letreros de “Nuevo Mirandilla” duermen en algún espacio municipal a la espera de que alguien de alguna orden para su instalación. Orden que, según parece, no llegará por parte del actual equipo de gobierno.

De hecho, los populares retiraban en el Pleno de este pasado jueves una propuesta de la oposición (conjunta entre PSOE y Adelante Izquierda Gaditana) relativa a colocar “en el Estadio municipal Nuevo Mirandilla el rótulo pertinente, cumpliendo así con el contrato para su suministro y colocación ya suscrito por el Ayuntamiento de Cádiz en mayo de 2023”. Una de las 11 medidas relacionadas con cuestiones de Memoria Histórica. Es decir, que el PP se garantiza así que no haya exigencia formal alguna para poner esas letras en las fachadas del Estadio.

Ya hace varias semanas, los populares convocan un acto con motivo del Día de la Violencia Contra la Mujer en la “sala de prensa del Estadio del Cádiz C.F.”, evitando de este modo la actual denominación que tiene en vigor este equipamiento municipal. Denominación que los populares rechazan, y que a tenor de lo ocurrido en estos meses será un debate que permanecerá ligado a la actualidad de la ciudad durante mucho tiempo. Hasta que Bruno García tome una decisión final sobre esta denominación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios