gastronomía

La Marea, al menos 30 motivos de celebración

  • Mikel Elorza, propietario del restaurante del Paseo Marítimo, festeja aniversario y recuerda su trayectoria

Mikel Elorza, propietario del restaurante La Marea junto al establecimiento. Mikel Elorza, propietario del restaurante La Marea junto al establecimiento.

Mikel Elorza, propietario del restaurante La Marea junto al establecimiento. / Jesús marin

Una nueva jornada comienza para la cervecería y marisquería La Marea, los cocineros preparan los fogones, el personal de barra se encarga de tener puesta a punto el local y fuera se van colocando las mesas, salvamanteles y cubiertos para los futuros comensales.

El fin de semana pasado, La Marea cumplía 30 años desde su apertura, propiedad que pertenece a Mikel Elorza, gerente del restaurante junto a sus hermanos Ibon y Julián, también socios de este establecimiento.

Aunque naciera en el País Vasco, se considera gaditano de pura cepa, puesto que a la edad temprana de 8 años se afincaba en Cádiz junto a su familia. Por parte de su padre, hereda el ser un gran emprendedor, y de su madre, una gran cocinera. A lo largo de los años, se ha dedicado a trabajar como perito naval, o incluso a tener un negocio de zanahorias en el campo, hasta que surgió la posibilidad de comprar el local del Kentucky Fried Chicken. Fueron buscando nuevas oportunidades de negocio a la vez que descartaban que es lo que más necesitaba el paseo marítimo. Gracias al compadre de su hermano Ibon, Manolito el Gamba, de la Marisquería Joselito, se decidieron por hacer otra marisquería.

"Desde muy pequeño me gustaba estar con mi madre en la cocina y aprender de ella. Soy un gran amante de la gastronomía, tengo muchos libros y soy muy amigo de grandes cocineros de España" relata Mikel.

Empezaron abriendo una freiduría, a los que más tarde se unió la marisquería, ampliando así la carta y creando lo que actualmente es La Marea.

"Primero suelo pensar en recetas que creo que pueden funcionar, mirando a través de libros, vídeos y cuando puedo viajar también aprendo de ello. Luego me atrevo conlos platos y los presento en casa. Una vez hecho, le digo a los cocineros que lo mejoren, pero esta laboriosa tarea suele durar meses." explica.

A lo largo del año, suelen realizar un total de cuatro jornadas gastronómicas: En la época de carnavales, coincide con el tiempo de las ostras, ostiones, erizos y galeras, productos típicos y más demandados en la fecha. La siguiente jornada la dedican al arroz, hasta que llega la época del atún de almadraba. Finalmente, realizan la jornada del estero, en otoño. Los platos más demandados de la carta suelen ser el arroz en salsa verde y el atún, producto que cada vez se va innovando más gracias a la cocina japonesa. "Antes servir pescado crudo era más impensable, pero actualmente en España cada vez son más demandados, gracias a los japoneses, los tatakis y tartares".

Mikel fue premiado en 2001 con la Q de calidad turística en su chiringuito, época que tras 17 años de trayectoria recuerda muy emocionante. "Queda un bonito recuerdo pero también la pena, tanto mis empleados como yo le cogimos mucho cariño", fue el primer chiringuito español que consiguió este galardón y en 2012 ganó el premio a la promoción turística de Cádiz.

Finalmente, Elorza afirma que este verano, el tiempo está resultando atípico para la zona, la primavera ha sido una de las peores para el sector, dejando alrededor de un 10% menos de venta. También nota que El Paseo está mucho menos iluminado respecto a los años anteriores, centrándose casi todo el ambiente por las calles y plazas de Cádiz. Concluía con que "Cádiz se mueve en función de lo atractivo, el centro histórico se ha potenciado mucho y está cada vez más bonito, dejando un paseo marítimo con menos protagonismo y menos iluminación". Aunque no sea solo por las temperaturas, espera que en agosto la temporada mejore.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios