Ley de memoria Histórica

Kichi cuestiona ahora la figura de Pemán

  • El alcalde defiende la retirada del busto y de la placa al escritor pese a que hace cinco años dijo que era “un embajador de las letras gaditanas”

  • Critica la “equidistancia” del PSOE en el asunto y que se ponga de perfil

El alcalde José María González 'Kichi'. El alcalde José María González 'Kichi'.

El alcalde José María González 'Kichi'. / Jesús Marín

“No me gustaría que en esta ciudad un teatro lleve el nombre de quien purgó a más de 700 profesores en la provincia. No me gustaría que esta ciudad rinda homenaje a quien se dedicó a delatar y fue presidente de la Comisión de Depuración de Maestros. No me gustaría para esta ciudad busto y honores a quien jugó un papel protagonista en el alzamiento militar y, sobre todo, en la represión posterior. No lo quiero. Ni lo permite la ley de Memoria Democrática. Por eso, su escultura pasar a ser pieza de museo”.

El que así se pronuncia sobre José María Pemán es el alcalde José María González ‘Kichi, que a través de un post en Facebook ha ido más allá del artículo que hizo un día antes su compañero de gobierno y concejal de Memoria Democrática del Ayuntamiento de Cádiz, Martín Vila, sobre la retirada del busto y la placa dedicada al escritor gaditano, cuestión que ha apoyado sin ningún tipo de dudas.

En este artículo, el edil razonaba las causas por las que se retiraban estos dos reconocimientos a José María Pemán y los enlazaba con la ley de Memoria Histórica.

Curiosamente, Kichi ha evolucionado en su manera de pensar en este tema. Al principio del mandato, cuando empezó a haber movimientos en torno a figuras como Ramón de Carranza y José María Pemán, y cuando se retiró un busto dedicado al escritor en Jerez, Kichi señaló que “ha sido uno de los mayores representantes de las letras gaditanas. Es un embajador de las letras gaditanas y así tiene que seguir siendo”. Aquellas palabras le granjearon críticas entre los sectores de la izquierda por ser tan templado en sus afirmaciones. En ese momento, el que era líder de su socio de Gobierno, el citado Martín Vila ya eludía referirse al Teatro José María Pemán y prefería llamarlo en todas sus intervenciones como el Teatro del Parque.

Incluso cuando se estuvo hablando de cambiar el nombre del estadio o del Teatro Pemán, se refirió a que en la ciudad había otras cosas "más urgentes" de las que ocuparse.

Kichi se refirió en aquella ocasión a su condición de literato, y en el escrito que ha colgado en la red social dice que “la Memoria Democrática no viene a juzgar la capacidad literaria de Pemán, que podríamos, porque cualquier autor se encuentra sometido a crítica”.

El propio alcalde pide ahora que no se compare su obra con las de los autores de la generación del 27: “No lo hagan. Porque Alberti, Lorca o Hernández se encuentran a un nivel muy superior desde el punto meramente literario. Al menos desde mi humilde criterio”.

Y trata de argumentar que una obra de Pemán como ‘La bestia y el ángel’, “por mucho que quieran los nostálgicos, ni se aproxima a los versos de Miguel Hernández en ‘Tristes guerras’, un poema por cierto, que a diferencia de nuestra forma de proceder sí que ha sido eliminado y destruido por el Ayuntamiento de Madrid”.

El alcalde también ha decidido meter el dedo en el ojo de la oposición, sobre todo con el PSOE: “Sí que resulta curioso que Mara Rodríguez se ponga de perfil ante un personaje histórico que purgó a docentes en esta provincia, muchos de ellos de afiliación e ideología socialista. Eso, sinceramente, genera vergüenza”.

“No me gustaría que un teatro lleve el nombre de quien purgó a más de 700 profesores”

Para Kichi, lo peor en este asunto es la equidistancia porque “o se está con la verdad, la justicia y la reparación, o se está en contra”. En este sentido, no le duele que el PP y Ciudadanos “salgan a defender sus raíces y defiendan la permanencia de los honores a Pemán”. En este caso, llega a recordar la intervención en el pleno del líder de los populares, Juancho Ortiz, cuando se refirió como “Don Ramón de Carranza”, en referencia al que fuera alcalde de la ciudad. Precisamente, Pemán no fue el primero al que se le retiró algún tipo de reconocimiento, sino que a Carranza se le quitó la avenida que hay junto a Canalejas, que pasó a denominarse 4 de Diciembre de 1977. Sin embargo, una de las nomenclaturas que todavía no se ha abordado es la de la denominación del estadio del Cádiz

El alcalde, mucho más duro y directo sobre el gaditano que hace cinco años, recuerda que con la Ley de Memoria Histórica “no venimos a esconder la obra de Pemán, que sigue ahí intocable y accesible, sino a reconsiderar si son justos los honores de quien participó de forma activa en el Golpe de Estado”. En este caso, afirma que “es incuestionable” que el escritor “participó” en el mismo y por ello la retirada del busto, que tiene una leyenda que dice que se dedica “a quien cantó a la grandeza y el heroísmo del Ejército y su invicto Caudillo”.

La retirada del busto y de la placa de José María Pemán ha causado polémica en la ciudad, ya que la figura del escritor ha tenido también defensores. Sin embargo, desde el equipo de Gobierno y según lo que ha escrito el alcalde, “aquí no venimos a quemar libros en la plaza del pueblo. Ni a destruir estatuas y bustos. Ni venimos a ocultar una época de la historia. Todo lo contrario, venimos a arrojar luz”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios