El buen tiempo trae la llegada masiva de pateras

El drama de la inmigración vuelve a sacudir con fuerza comarcas de la provincia

  • A las seis pateras rescatadas el lunes en La Janda hay que sumar la que llegó este miércoles a Cortadura

Comentarios 9

El pasado mes de enero 4.000 migrantes llegaron a las costas gaditanas tras jugarse la vida en el Estrecho. Desde entonces las cifras han descendido considerablemente. Hasta ahora. La llegada del buen tiempo ha hecho que en las últimas horas decenas de embarcaciones hayan sido rescatadas en aguas del Golfo de Cádiz por parte del Servicio Marítimo de la Guardia Civil y Salvamento Marítimo. En otras ocasiones, los migrantes han tocado tierra, como ocurrió en la madrugada de este miércoles en la gaditana playa de Cortadura. La Policía Nacional interceptó a un total de 17 personas, entre ellos dos menores y dos mujeres. Todos son de origen magrebí e ingresaron en el área de detención y custodia de la Comisaría de Policía de Jerez.

La embarcación llegada esta mañana a primera hora a la playa de Cortadura. En su interior viajaba un número indeterminado de personas, aunque podrían alcanzar la veintena. Según fuentes policiales, algunos de los migrantes salieron corriendo hacia el interior de Cádiz y otros hacia San Fernando nada más tocar tierra la embarcación.

La Policía Nacional realizó en ese momento un despliegue por la zona en el que colaboraron agentes de las Comisarías de El Puerto, Puerto Real y San Fernando, así como la Policía Local de Cádiz, cuyos miembros fueron los que se encargaron de localizar a la mayoría de ellos y optaron por concentrarlos en el módulo de Cortadura, hasta que recibieron la atención prestada por Cruz Roja. La Delegación de Playas del Ayuntamiento puso a su disposición los recursos necesarios para esa primera ayuda.

A principio de mes llegaron dos nuevas embarcaciones a la playa de Cortadura y Victoria, lo que podría dar fe de que las mafias de la inmigración ilegal están desplazando sus rutas hacia el norte del litoral gaditano.No obstante, Cádiz no es ni mucho menos el destino preferido. De hecho, como ya informó este medio en su edición de ayer, el pasado lunes el Servicio Marítimo rescató seis embarcaciones en aguas cercanas al Estrecho. En primer lugar localizaron a dos neumáticas, una de ellas con 53 personas y otra con 57. Posteriormente vieron una patera en la que viajaban 77 personas, 74 hombres y tres mujeres. Al poco rato una cuarta embarcación fue rescatada con 29 hombres, cuatro mujeres y ocho menores a bordo, y apenas una hora después detectaron otra con 45 personas, de las que cinco eran niños. En la última navegaban 48 hombres. La suma total de rescatados fue de 311 personas, todos ellos de origen marroquí.

Pero el domingo también fue un día muy activo, con el rescate de 153 inmigrantes que fueron llevados al puerto de Algeciras. Al igual que ocurrió el lunes todos eran de origen magrebí.

En 2019 ha llegado un 20% menos de migrantes que en el mismo periodo de 2018

Hasta el momento en 2019 se han interceptado ya un total de 8.172 inmigrantes en la provincia, casi un 20% menos que en el mismo periodo de 2018, cuando se habían rescatado a 10.174 personas a estas alturas.

Lo que sí llama poderosamente la atención es la bajada drástica de inmigrantes subsaharianos que están llegando a Cádiz. El padre Gabriel Delgado, director del Secretariado de Migraciones de Cádiz y Ceuta, explicaba ayer a este medio algunos de los motivos de este cambio de tendencia. “Marruecos está recibiendo mucho dinero de la Unión Europea para contener a los flujos migratorios de países africanos”.Según contó, en los montes cercanos a Tánger o a la frontera ceutí, el despliegue de agentes y las detenciones se suceden. “Hay redadas y, por ejemplo, en el CETI de Ceuta, donde normalmente hay 500 o 600 subsaharianos, ahora mismo sólo hay unos 100”.

El padre Delgado ofrece algunos de los motivos que considera que pueden estar resultando claves en este aumento de la llegada de migrantes marroquíes. “Una posible causa puede ser la revuelta en el Rif, con una represión fuerte. Hay gente que está huyendo de esta situación conflictiva. Por otra parte, hay cierta desilusión entre los jóvenes del norte de Marruecos, chavales universitarios que están desencantados y con pocas perspectivas de encontrar un trabajo interesante en su tierra. A 14 kilómetros tienen más posibilidades de futuro e intentan dar el salto. Por último, el servicio militar obligatorio de Marruecos también puede estar haciendo que muchos jóvenes decidan emigrar”.

De momento, la temporada alta de pateras no ha hecho más que empezar pero el flujo no va a detenerse. Ni siquiera los 140 millones de euros que Europa ya se ha comprometido a entregar a Marruecos para que continúe con su despliegue parecen efectivos ante las ansias de mejorar de su población.

Dos de los inmigrantes interceptados. Dos de los inmigrantes interceptados.

Dos de los inmigrantes interceptados. / Jesús Marín

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios