Música cofrade Innovación para las marchas

  • Los gaditanos Antonio José Otero y Estefanía Segundo crean el blog Composiciones Nomoi con diez composiciones propias y partituras abiertas

Antonio José Otero y Estefanía Segundo. Antonio José Otero y Estefanía Segundo.

Antonio José Otero y Estefanía Segundo.

El concepto Nomoi proviene de la primera escuela griega de música, allá por el siglo VII a.C., creada por poetas más arcaicos como Safo, Solón o Alceo. Hoy ese término aparece en Composiciones Nomoi, una iniciativa original que el domingo vio la luz gracias al proyecto de Antonio José Otero Gómez y Estefanía Segundo Ramos.

Este dúo lleva años desarrollando un intenso trabajo que ha dado como resultado un blog en el que todas las personas que lo visiten podrán disfrutar de diez marchas procesionales en cornetas y tambores y ocho de ellas también adaptadas a las agrupaciones musicales. Lo más original no es eso, sino que las partituras están abiertas, de tal manera que conforme vaya sonando la marcha, se puede ver el pentagrama con las distintas voces de cada composición. Cada una de ellas va a estar a a disposición de cualquier banda que desee interpretarlas y ya hay una de ellas, 'El ángel caído', que va a ser montada por Polillas. Esta marcha está dedicada a Víctor Jesús Caballero Espinosa, Tote, el guardia civil asesinado en Teruel junto a otro compañero.

"Con este trabajo nos hemos adelantado a la música cofrade en 20 o 30 años"Cada marcha la vamos a adaptar a las particularidades que tenga cada banda"

Para poder tocar cualquiera de las marchas, sólo tendrán que ponerse en contacto a través de ellos en composicionesnomoi@gmail.com. Cuentan con una particularidad y es que ellos entregarán la composición a cada banda como una especie de traje a medida, es decir, según las características de cada banda para poderles sacar todo el potencial a cada composición.

Además, cada una de las marchas que aparecen en el blog, así como en Facebook, un canal en Youtube y Google + gracias a la colaboración del webmaster David Leiva Montero, tienen una marca de agua con imágenes relacionadas con la dedicatoria de cada marcha.

De momento ahora han presentado los dos volúmenes, el de cornetas y tambores y el de agrupación musical, pero para las navidades quieren lanzar un tercero que ya está muy avanzado a la espera de producción.

¿Y quiénes son los autores de esta curiosa iniciativa? Antonio José Otero y Estefanía Segundo quizás son el dúo perfecto porque son absolutamente complementarios. Básicamente lo que uno tiene, es decir, el talento para ser capaz de componer las marchas de manera tan rudimentaria como tatarearlas y grabarlas en el móvil, la otra es capaz de ir dándole armonía y traduciéndolas a un pentagrama para que todo tenga sentido.

Antonio José es, precisamente, autodidacta desde que formara parte en algunas bandas en su infancia. Ya con la mayoría de edad en ciernes empezó a componer sus primeras obras de oído y con un sistema propio para poder memorizar y transmitir las voces. De hecho, en esa época es cuando compone marchas como 'Eterno', 'Nuestro Padre Jesús de la Salud' y, la más conocida de todas, 'Cautivo en Santa Cruz', que fueron realizadas para la Banda de Cornetas y Tambores Humildad y paciencia, de la que formó parte.

Mientras tanto, Estefanía Segundo Ramos cuenta con un buen currículum en formación musical, porque entre otras cosas, tiene el grado profesional de piano en el Conservatorio Manuel de Falla de Cádiz y en la actualidad se encuentra terminando los grados superiores de Musicología y Dirección de Coro en el Conservatorio Musical de Sevilla. También fue directora musical de la banda del Rosario de Cádiz, de la de Nuestra Señora de la Magdalena de Jerez y actualmente componente de la mítica Cigarreras de Sevilla.

Las composiciones, como ellos mismos definen, son multimelódicas, de tal manera que esconden muchas piezas distintas en cada una de las marchas pero que encajan todas a la perfección. Antonio Jesús tiene muy claro que "nos hemos adelantado a la música cofrade en 20 o 30 años".

Detrás de cada marcha hay mucho de Cádiz, de devoción y de historia personal: " Mi música soy yo", finaliza Otero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios