DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cádiz

Q Hoteles externaliza la explotación del centro comercial de Tiempo Libre

  • La prestigiosa consultora inmobiliaria CBRE se hace cargo de comercializar este proyecto, que tendrá que definir el tipo de negocios que instala en los bajos del futuro hotel

El edificio de una planta de Tiempo Libre, prácticamente derribado El edificio de una planta de Tiempo Libre, prácticamente derribado

El edificio de una planta de Tiempo Libre, prácticamente derribado / Julio González

El centro comercial que se quiere habilitar en los bajos del nuevo hotel de Tiempo Libre ya ha comenzado a gestarse. Y lo está haciendo a través de una empresa especializada en cuyas manos ha dejado el nuevo propietario del edificio que hasta hace unos meses era de la Junta de Andalucía la gestión de esta parte del proyecto. En concreto, se trata de CBRE, una de las firmas más reconocidas de consultoría y servicios inmobiliarios a nivel internacional, que ya está trabajando sobre el proyecto comercial que se implantará en Tiempo Libre.

Poco se sabe por ahora respecto al tipo de equipamiento que finalmente se habilitará en las plantas baja y menos 1 del edificio de nueva construcción que levantará Q Hoteles en la pastilla que precisamente en la actualidad se está derribando. En ello está centrado CBRE ahora, que será quien establezca el modelo de negocio que dará vida a ese centro comercial, así como las firmas que se instalen allí.

Esta operación tiene importancia para la ciudad, que no cuenta hasta ahora con ningún centro comercial, más allá de la consideración que como tal tiene el casco histórico o el Bahía de Cádiz. Por tanto, el de Tiempo Libre es una oferta nueva que se suma además en una zona (el Paseo Marítimo) cuya actividad comercial es prácticamente, o totalmente, nula.

Fuentes de Q Hoteles comentan al respecto de este futuro centro que su actividad tendrá que verse reducida a un solo sector (hostelería, moda o cualquier otro que se considere más viable para la ciudad y para esa zona concreta) ya que se entiende que no hay metros cuadrados suficientes como para desarrollar proyectos de grandes centros comerciales en el que coinciden tiendas y firmas de muy diversa índole.

En cualquier caso, esta gestión comercial se ha dejado en manos de CBRE, una firma líder en este sector conocida en el entorno gaditano por haber liderado la reciente operación urbanística en la que Acciona ha adquirido unos terrenos listos para urbanizar de 85.000 metros cuadrados y una edificabilidad de 40.000 en primera línea de playa en el Puerto de Santa María.

De forma paralela, esta decisión de dejar en manos de una firma tan potente como CBRE la futura actividad comercial del edificio viene a respaldar el calado de la operación que se está desarrollando en el Paseo Marítimo prácticamente desde el mismo día en que Vico Black 98 (filial del grupo Q) se hizo con la subasta pública de Tiempo Libre –a la que conviene recordar que optaba otra firma internacional– por nada menos que 11.811.410 euros (siendo el precio de subasta de 9,78 millones de euros, prácticamente el mismo que pide el Ayuntamiento por la Tribuna del Estadio Carranza, curiosamente).

La entrada de esta potente firma consultora en Cádiz llega en unos días en los que son contínuos los anuncios de cierre de tiendas que llevaban años implantadas en la ciudad; como es el caso de Zara en la calle Columela, de su filial Lefties en el barrio de Astilleros, o la firma de moda Precchio.

Estas pérdidas de tiendas pueden verse compensadas en un futuro próximo con este nuevo centro comercial en los bajos de Tiempo Libre, uno de los principales atractivos del proyecto ideado por los nuevos propietarios de la antigua residencia. Además del centro comercial que en principio ocupará el primer sótano y la planta baja, conviene recordar que en los planes de Q Hoteles está también construir un aparcamiento subterráneo de tres plantas, que será de carácter rotatorio (y no sólo para clientes del hotel), y el de habilitar un spa de cerveza que se configure como otro atractivo. Siempre con el objetivo de que el edificio no se limite al uso de sus clientes, sino que pueda ser frecuentado por los gaditanos, respetando el descanso y la intimidad de los que vengan a hospedarse a este punto del Paseo Marítimo.

Las obras siguen avanzando

El camino de Q Hoteles desde que se hizo con la propiedad de Tiempo Libre no está siendo fácil. Nada fácil. A la millonaria inversión para hacerse con el edificio del Paseo Marítimo (11,8 millones de euros) se le unió en un primer momento la ralentización en el proceso de desalojo de los locales de la planta baja que seguían abiertos u ocupados en el momento de la subasta (en diciembre del pasado año) y que necesitó de los permisos judiciales para proceder a su desalojo.

Derribo del edificio de Tiempo Libre Derribo del edificio de Tiempo Libre

Derribo del edificio de Tiempo Libre / Julio González

Este trámite era fundamental, porque precisamente los trabajos en Tiempo Libre, más allá de la limpieza y desescombro del interior de la antigua residencia, empezaban en ese edificio anexo de una planta de altura que el proyecto contempla demoler para abrir un hueco bajo tierra que acoja hasta tres plantas de aparcamiento y una de centro comercial (además de la planta baja destinada a esta actividad).

Superado el problema de los locales, el proyecto hotelero que ya de por sí tenía unos plazos muy ambiciosos (para la primavera de 2021 se quiere abrir el nuevo negocio) se encontró con la epidemia del coronavirus, la declaración del estado de alarma y la paralización completa de unos trabajos que poco a poco han podido recuperar el ritmo normal en estos últimos días.

Pese a todo ello, el edificio de planta baja donde se ubicaban los negocios de hostelería está ya prácticamente derribado. “Seguimos mirando hacia adelante”, trasladan desde la empresa hotelera, que ya estudian la próxima fase (que será el vaciado del solar existente para construir el subterráneo deseado).

No obstante, desde Q Hoteles son conscientes del varapalo que esta epidemia del Covid–19 está suponiendo para el sector, por lo que la fecha de apertura (primavera de 2021) dependerá ahora del ritmo en que se desarrolle la obra, con algo tan delicado como el hundimiento del suelo, y también de cómo evolucione el sector en los próximos meses.

El camino no está siendo fácil, desde luego. Pero en Tiempo Libre siguen avanzando las obras en plena crisis para levantar el hotel deseado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios