Cádiz

Tiempo Libre sigue teniendo un ocupante a falta de días para la venta

  • La Junta desaloja la cervecería Baro y anuncia que se hará cargo de los procesos judiciales abiertos con los últimos inquilinos

Terraza de Baro, en los bajos de Tiempo Libre, en una imagen de archivo Terraza de Baro, en los bajos de Tiempo Libre, en una imagen de archivo

Terraza de Baro, en los bajos de Tiempo Libre, en una imagen de archivo / Kiki

Los días previos a que la empresa Vico Black 98, del Grupo Q, tome posesión de la antigua residencia de Tiempo Libre se están complicando. Dos eran los inquilinos que seguía teniendo el edificio del Paseo Marítimo, que se ha quedado en uno desde que el jueves la Junta de Andalucía procedió al desalojo de la cervecería Baro.

Precisamente, los actuales arrendatarios que desde hace seis años venían atendiendo Baro han anunciado que la actuación del pasado jueves está recurrida en los tribunales, lamentando que la Junta “haya entendido que les habilitaba la autorización, sin comisión judicial ni nada”.

Este proceso de desalojo de los dos locales que hasta ahora permanecían ocupados y con actividad en Tiempo Libre se remonta tiempo atrás y estaba estudiándose en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía al haberse solicitado la suspensión de la petición de entrada al edificio tramitada por la administración autonómica.

“La Junta quiere vender el edificio libre de cargas, pero nosotros entendemos que los nuevos propietarios son los que tendrán que subrogarse y tomar las acciones que consideren”, trasladaban desde el local desalojado el jueves, lamentando “las muchas preocupaciones que se está tomando la Junta en cerrar esto a toda costa”.

Baro empleaba en la actualidad a una decena de trabajadores, en función de la época del año; y sus gestores consideran que en caso de no poder mantener la actividad en este local de Tiempo Libre “compensen por la pérdida de un negocio que lleva mucho tiempo abierto y que tiene que cerrar por razones ajenas a su voluntad”.

Por tanto, la Junta de Andalucía sigue tramitando los dos frentes abiertos aún en Tiempo Libre; de un lado, el desalojo del último inquilino que ocupa la freiduría; y de otro, la resolución del episodio judicial que mantienen abierto tanto ese último inquilino como el de Baro y que aún no ha culminado.

Ante este escenario, desde la administración andaluza se ha asegurado que pese a la venta del inmueble seguirá teniendo responsabilidad en esta cuestión para dejar libre de cargas el edificio.

Esa venta definitiva de Tiempo Libre está previsto que se produzca en la primera semana de febrero, cuando finalmente Vico Black 98 firme las escrituras y se convierta en el nuevo propietario de un inmueble por el que abonará a la Junta un total de 11.811.410 euros (dos millones de euros por encima del precio inicialmente fijado para la subasta pública).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios