Perfil del presunto autor del incendio en el hospital Puerta del Mar de Cádiz ‘Fafi’, un vecino respetado en La Laguna pero con muchos problemas de salud

  • Rafael  Romero Fernández, de 63 años y vecino de la calle García Agulló, fue detenido el miércoles por la noche como presunto autor del incendio en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz

Rafael Romero, acompañado por dos policías nacionales, abandona el Puerta del Mar tras ser detenido. Rafael Romero, acompañado por dos policías nacionales, abandona el Puerta del Mar tras ser detenido.

Rafael Romero, acompañado por dos policías nacionales, abandona el Puerta del Mar tras ser detenido. / Julio González (Cádiz)

Rafael Romero Fernández es más conocido como ‘Fafi’ entre sus convecinos de la calle García Agulló, en el barrio de La Laguna de Cádiz. Este miércoles dejó de ser ese “afable” y “querido” hombre de 63 años que lleva años luchando contra una enfermedad hepática que le provoca encefalopatías graves para convertirse en el presunto autor de un incendio en el Puerta del Mar que pudo acabar en una desgracia, de no ser por la rápida intervención de sanitarios, policías nacionales y locales y bomberos.

Rafael Romero ha sufrido más de un episodio grave que le hace perder consciencia de la realidad. Es decir, los hechos de los que Fiscalía podría acusarlo son considerados muy graves, aunque, una vez presentados los informes oportunos, habrá que tener en cuenta que estamos hablando de un enfermo.

Rafael Romero vive solo desde que hace años falleciera su hermano, postrado desde hace tiempo en una silla de ruedas. Allí, sus vecinos no salen aún de su sorpresa después de enterarse de que Fafi había sido el presunto autor del fuego que puso este miércoles la ciudad boca abajo.

“Es una pena”, comentaba ayer un vecino de su edificio de la calle García Agulló, para añadir: “Se le ha tenido que ir la cabeza por culpa de lo suyo del hígado”. Era muy querido y en su calle lo califican como alguien muy amable y educado: “Nunca ha dado problemas en el vecindario”. “Bebía, pero controlaba, y nunca se mostraba patoso ni agresivo”, aseguraba uno de sus vecinos.

Aparte de su hermano fallecido, Fafi cuenta al menos con un hijo que tuvo con una pareja con la que, al parecer, desde hacía tiempo no mantiene relación.

El propietario de un negocio cercano a su vivienda habla de él como una “buenísima persona”, a pesar de que recuerda que no es la primera vez que le prende fuego a un colchón dentro del hospital. Hace seis o siete años, según recuerda, al parecer se vio también envuelto en un incendio de similares características. Según ha podido saber este medio, Rafael Romero arrastraría problemas hepáticos provocados por el consumo de alcohol durante años, sufriendo una recaída hace unos meses que obligó a ingresarlo en el Puerta del Mar.

El pasado 30 de enero llegó al hospital con una nueva crisis. Tras realizarle una PCR dio positivo por Covid, por lo que se le internó en la zona de digestivos para pacientes con coronavirus, donde permaneció hasta la tarde noche del miércoles, cuando cogió un mechero y le prendió fuego a su habitación aprovechando el gel hidroalcohólico como acelerador de la combustión.

El estado de esta persona,or los altos niveles de urea en la sangre, es muy delicado. No sólo por el Covid sino por la cirrosis que sufre y el agravamiento del daño renal, hasta el punto que hace una semana se decidió que era mejor no someterlo a sesiones de diálisis ante la posibilidad de que no la soportara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios