seguridad | el control de la pandemia del covid-19

Coronavirus Cádiz: Los dispositivos de Nochebuena y Nochevieja se mantendrán por el toque de queda

  • La plantilla de la Policía Local estará formada por unos 25 agentes que velarán por que no haya gente en las calles a partir de las 1.30 horas

Dos agentes motorizados de la Policía Local en la capital gaditana. Dos agentes motorizados de la Policía Local en la capital gaditana.

Dos agentes motorizados de la Policía Local en la capital gaditana. / Julio González

La llegada de la Navidad se presenta como un momento crítico dentro de la evolución de la pandemia del COVID-19. Tras doblegarse la curva de la segunda ola, existe el temor de que se produzca una tercera debido al incremento de la movilidad y las reuniones familiares y privadas que se producirán en las fechas destacadas. El superintendente jefe de la Policía Local, Juan Manuel Padilla, reconoce que estas celebraciones "se presentan con inquietud" por lo que pueda pasar, aunque también apunta que para el cuerpo municipal supone "un cambio drástico" respecto a las funciones que normalmente suele desarrollar.

"Las fiestas navideñas eran de mucha planificación de servicios. Empezábamos ya con las comidas de empresa con controles de alcoholemia y drogas. Después, con las comidas navideñas pasaba lo mismo por las noches. Los fines de semana había muchísima gente en la calle bebiendo. Y luego teníamos el control de los cotillones. Todo eso ha desaparecido de un plumazo", explica Padilla.

A pesar de esto, señala que para las noches de Nochebuena y Nochevieja se va a mantener el dispositivo habitual de estas jornadas, contando con una plantilla de unos 25 agentes. Sin embargo, las funciones de los funcionarios policiales van a cambiar. "Básicamente, lo que vamos a controlar es que después de las cenas de Nochebuena y Nochevieja la gente se vaya para estar a la una y media en su domicilio. A partir de esa hora, vigilaremos que nadie esté en la calle sin causa justificada", indica el superintendente jefe.

Padilla teme que en esas dos jornadas "se van a producir muchas llamadas por ruidos molestos a cuenta de las fiestas privadas que se producirán en los domicilios. Si todos los fines de semana se producen requerimientos por ruidos, esas noches se multiplicarán por tres o por cuatro".

En el resto de las fiestas, remarca que la principal preocupación es "evitar que se produzcan aglomeraciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios