Nuevo proyecto de hotel en Cádiz La calle Cánovas del Castillo contará con un coqueto hotel de dos estrellas

  • Tomará posiblemente el nombre de la calle y contará con diez habitaciones tipo boutique, con todo tipo de comodidades

Canovas, 32, el edificio en el que se abrirá en cuestón de meses un nuevo hotel de dos estrellas. Canovas, 32, el edificio en el que se abrirá en cuestón de meses un nuevo hotel de dos estrellas.

Canovas, 32, el edificio en el que se abrirá en cuestón de meses un nuevo hotel de dos estrellas. / Lourdes de Vicente (Cádiz)

Posiblemente el empresario catalán Carlos Gómez Pullman se ha salvado por la campana. A pesar de que la sombra de la posible moratoria del Ayuntamiento sobrevuela sobre las cabezas de los promotores que ven en Cádiz el posible destino de sus inversiones turísticas.

Gómez Pullman, propietario de apartamentos turísticos en Mallorca, en pleno centro de Palma, y en Sitges, además de la zapatería Sneakers nº36, en la calle San Francisco de Cádiz, es catalán pero su mujer es gaditana.

Su proyecto consiste en rehabilitar el número 32 de la calle Cánovas del Castillo y convertirlo en un hotel de los que ahora se denominan hotel boutique, que buscan un estilo y carácter propio, además de una atención personalizada al cliente. Su oferta de valor se posiciona en contraposición a la homogeneidad de las grandes cadenas hoteleras.

Su promotor pretende un proyecto en el que se preserve la esencia del edificio de Cánovas, 32

Sería un hotel de dos estrellas que contará con sólo diez habitaciones de entre 35 y 40 metros cuadrados de superficie “con grandes camas de 1,80 o 2 metros, grandes televisores con multitud de canales, una wifi de calidad y un cuarto de baño cómodo”, según relata el propio Carlos Gómez Pullman, que espera tener su establecimiento abierto al público el verano que viene.

Este hotel, que podría tomar el nombre de la calle que lo alojará, pasándose a llamar Hotel Cánovas, no tendría restaurante sino que sólo serviría desayunos, aunque contaría con una peculiar sala de uso compartido sólo por la clientela en la que ellos mismos pueden servirse sus bebidas y pasar luego por recepción para su contabilización.

Gómez Pullman pretende un proyecto en el que se preserve en todo momento la esencia del edificio histórico. En cuanto a la selección del lugar, este empresario destaca la cercanía del parking de San Antonio y de zonas tan céntricas como Columela o San Francisco. “La ciudad de Cádiz tiene un gran potencial. Ya aquí no sólo se come jamón y pescaíto frito, sino que su gastronomía ha sabido extenderse ya por el mundo entero”.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios