Cádiz

Cádiz acaba en El Chato

  • El PP resucita la demanda de que la autovía a San Fernando esté iluminada, lo que ocasiona el enésimo rifirrafe con el alcalde

  • Kichi califica de "bacalada" el convenio suscrito hace una década con el Ministerio de Fomento

Autovía de Cádiz a San Fernando, a la altura de Torregorda. Autovía de Cádiz a San Fernando, a la altura de Torregorda.

Autovía de Cádiz a San Fernando, a la altura de Torregorda. / Jesús Marín

La ciudad dividida en dos; extramuros reclama su sitio mientras el gadita no ve más allá de las Puertas de Tierra. Cuestión de miras. Y el alcalde entra en el enésimo conflicto con el Partido Popular por cuestión de metros, o de kilómetros, reclamando que Cádiz como tal termina en El Chato. Hasta ahí llegó la luz; y partir del histórico restaurante, “es absolutamente prescindible”. La iluminación de la autovía de Cádiz a San Fernando, la CA-33, protagoniza la última polémica municipal; y no porque se haya producido en el seno del Ayuntamiento (todavía, ya que el PP va a pedir la iluminación de esa vía en el próximo pleno) sino porque los protagonistas de este debate en la Diputación son actores políticos del Ayuntamiento.

El PP ha resucitado la reclamación de que la autovía a San Fernando esté iluminada. Hasta el Río Arillo, a costa del Ayuntamiento de Cádiz; y de allí a la entrada de San Fernando, del consistorio isleño. Tal y como estaba pactado con el Ministerio de Fomento en el año 2011. Pero el equipo de gobierno se niega a tal medida, que el alcalde considera “dañosa y absolutamente desfavorable” para la ciudad. “No podemos asumir lo que está fuera de nuestro término municipal porque el PP tuviera esa ocurrencia, que es una absoluta irresponsabilidad con el dinero de todos los gaditanos”, valora José María González, muy crítico con los populares, “que jugaban muy alegremente con el dinero público de todos los gaditanos y dejó herencias absolutamente envenenadas”.

La herencia a la que se refiere González es la de un convenio firmado con Fomento hace más de una década para conseguir que la autovía estuviera iluminada en su totalidad. Por aquel entonces, se consideraba una necesidad este extremo en base a los numerosos accidentes que se producían. Así, Fomento haría las obras de instalación de toda la infraestructura necesaria y cada ayuntamiento asumiría el coste de la luz y de su mantenimiento en su término municipal, que tiene el Río Arillo como frontera.

En marzo de 2011 se iluminaba la autovía, que poco tiempo después -y hasta el día de hoy- volvió a quedar a oscuras; como va a seguir ocurriendo, en base a la postura defendida por el alcalde, que considera esta reclamación como “absolutamente prescindible”. A partir de ahí, una relación de despropósitos y escenarios inverosímiles fruto de la participación de tres administraciones, y con un millón y medio de euros (los que invirtió Fomento entre 2009 y 2011 para equipar lumínicamente la carretera) en el camino.

En la defensa de su postura el alcalde rechazó de plano el convenio suscrito en su día por los ayuntamientos de Cádiz y San Fernando con Fomento. Una “bacalada”, en palabras de González, que llegó a defender que el citado convenio no sería vinculante al Ayuntamiento actual. “Lo que ustedes firmasen es asunto suyo”, afirmó el alcalde, como si los convenios dependieran de la persona que los firmas sin vincular a la institución o administración a la que representan con su firma.

La postura del alcalde estuvo reforzada por el PSOE, que apoyó en el pleno de la Diputación las tesis de González (a través del diputado Jaime Armario). Y eso que el acuerdo de los ayuntamientos fue aplaudido y suscrito en su día por el diputado nacional del PSOE por Cádiz y presidente de la Comisión de Fomento del Congreso cuando se dio luz a la autovía, Salvador de la Encina.

De esta polémica llama también la atención el apartado económico. Especialmente por esa inversión de millón y medio de euros que apenas sirvió para unos días. Tanto es así, que el alcalde de Cádiz asegura que el Ayuntamiento tendría que invertir ahora 600.000 euros en la reposición de toda la infraestructura necesaria para que la autovía vuelva a tener la luz que tuvo unos días de marzo de 2011.

Así las cosas, José María González defiende que la luz en Cádiz llega hasta El Chato, que en alguna ocasión llega a valorar como límite del término municipal gaditano. Desde allí hasta el Río Arillo lo considera el Ayuntamiento “absolutamente prescindible”. A lo que el concejal y diputado popular Juancho Ortiz responde, rematando todo este entuerto, preguntando por las víctimas que ha dejado esa carretera para la que durante años se reclamó una luz que no parece que vaya a encenderse por las noches. Al menos, a partir del Chato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios