Cádiz

El traslado de la lonja de frutas no madura

  • El equipo de Gobierno presiona a la Zona Franca para que ceda el solar de Ibérica Aga

  • Ni Ayuntamiento ni mayoristas aclaran quién se haría cargo del coste del nuevo proyecto

Fachada de la lonja de frutas. Fachada de la lonja de frutas.

Fachada de la lonja de frutas. / Jesús Marín

Comentarios 3

El traslado de la lonja de frutas empieza a convertirse en otro duelo al sol entre dos partidos políticos, en este caso Podemos, que gobierna el Ayuntamiento de Cádiz, y el PSOE, que está al frente de la Zona Franca. Eso se escenificó en la rueda de prensa celebrada este jueves en el Ayuntamiento, donde la edil de Fomento, Laura Jiménez, compareció en compañía de Raúl Basilio, presidente de la Asociación de Mayoristas de la Lonja de Frutas.

La intervención sirvió para insistirle a la Zona Franca que ceda los terrenos del solar de la antigua Ibérica Aga, que son de su propiedad, para que se traslade allí tras los problemas que sufren, con unas instalaciones ya obsoletas y con unos espacios comunes en un estado muy precario.

Para llegar a lo de ayer, antes se han dado una serie de pasos. Uno de ellos es que al Pleno llegara el asunto de la lonja de frutas hasta en dos ocasiones para que el Ayuntamiento hiciera un informe para que se acometieran los arreglos necesarios.

Sin embargo, desde el Ayuntamiento se llegó a la conclusión de que son muy costosas las obras necesarias y que la lonja actual no aparece en el lugar en el que está actualmente en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) .

A partir de ahí se empieza a ver la posibilidad de trasladar el equipamiento a otro sitio. Los mayoristas se ponen a ello y pese a valorar la posibilidad de ubicarse en el recinto fiscal, ven que el solar de Ibérica Aga es el que cumple perfectamente las condiciones que necesitan.

Los mayoristas lo ponen por escrito y lo envían al equipo de Gobierno, que ve el cielo abierto porque con eso cree que traslada la patata caliente a la Zona Franca. Así, desde el principio empieza a meter presión al Consorcio para que conteste al requerimiento de los mayoristas de frutas. De hecho, es el propio Ayuntamiento el que envía la misiva.

Los operadores de la lonja, que lo que quieren es desarrollar su actividad en las mejores condiciones, se prestan al juego.

Sin embargo, lo que nadie deja claro es quién va a financiar la obra de la nueva lonja. En la rueda de prensa de hecho no quedó nada claro y Jiménez relató que se está pendiente de firmar un protocolo con la Zona Franca. Esta, de momento, no ha dicho ni que sí ni que no a la cesión del solar y emplaza de momento a una reunión con los mayoristas.

Aunque el equipo de gobierno se fija en ese terreno para la lonja, en mayo de 2016 y en junio de 2017 vota a favor de una propuesta del PSOE para que en ese solar se instale un centro de emprendimiento para jóvenes. En la rueda de prensa Jiménez ha afirmado que las dos cosas son compatibles.

La edil ha lanzado el mensaje de que el terreno de Ibérica Aga es la mejor opción porque es la que tiene el respaldo de los mayoristas y mete presión al PSOE al decir que “de momento los trabajadores no han tenido una respuesta por parte del Consorcio pero de quién sí tienen información es de este Ayuntamiento, que les has adelantado que ambas administraciones están trabajando en un protocolo de actuación”.

Y tras el primer tiro al aire llega la andanada al criticar directamente a los socialistas: “Nos preguntamos a qué se debe el retraso y el silencio respecto al traslado de la lonja por parte del PSOE cuando fueron precisamente Fran González (portavoz del Grupo Municipal) y Victoria Rodríguez (delegada del Estado en la Zona Franca) quienes salieron en prensa en varias ocasiones exigiendo una solución urgente”.

Así, ha añadido que “no es de recibo esa virulencia y ese alarmismo a la hora de exigir y de atacar a este equipo de Gobierno y esa incapacidad, esa lentitud, esa falta de trabajo y gestión cuando les toca trabajar con algo que está en su mano y tiene fácil solución, pues el espacio que demandan lleva años abandonado y sin uso”.

Mientras tanto, Raúl Basilio recordó que entre 150 y 200 personas asisten a diario a la lonja entre trabajadores, transportistas y clientes, “por lo que dado el estado del edificio esperamos que cuanto antes se llegue a una solución”. Esta pasa, a su juicio, por la ubicación en las afueras de la ciudad en Ibérica Aga”. De momento el proyecto sigue sin madurar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios