Cádiz

La Audiencia Provincial decide reabrir el caso 'Santa María'

  • La causa surge por el fallecimiento de un detenido tras la actuación de cuatro policías

Los hechos juzgados tuvieron lugar la madrugada del Sábado Santo junto al convento de Santa María. Los hechos juzgados tuvieron lugar la madrugada del Sábado Santo junto al convento de Santa María.

Los hechos juzgados tuvieron lugar la madrugada del Sábado Santo junto al convento de Santa María. / jesús marín

La Audiencia Provincial de Cádiz ha decidido reabrir el caso 'Santa María', un procedimiento judicial que surge a partir de la intervención policial que realizaron cuatro agentes la madrugada del Sábado Santo de 2015 en el barrio de Santa María y en la que resultó fallecido el detenido, Juan Antonio Martínez.

El tribunal de la Sección Tercera ha acordado continuar con la investigación y remitir de nuevo la causa al juzgado instructor para que practique más diligencias. Según las fuentes judiciales consultadas, las pruebas practicadas hasta el momento son insuficientes para cerrar el caso, de ahí que se ordene seguir estudiando este proceso.

La Audiencia revoca así el auto de sobreseimiento dictado a principios de año por el Juzgado de Instrucción número 1 de Cádiz, órgano que se ha encargado de las primeras pesquisas. Su titular, Carmen Fornell, decidió -previa petición del fiscal- archivar esta causa al entender que los policías nacionales implicados actuaron "en legítima defensa" y "en cumplimiento del deber de las funciones propias de su cargo", por lo que no hubo "exceso" en la detención realizada aquel día.

Los familiares del fallecido, que ejercen la acusación particular, recurrieron entonces el archivo del caso. La familia de Juan Antonio Martínez, natural de Albacete, ha defendido en todo momento que la intervención policial de esa madrugada fue desproporcionada. Para sostener esta tesis se basan, sobre todo, en las conclusiones del informe de la autopsia, donde los médicos forenses especifican que la muerte de Juan Antonio fue de "origen violento" y señalan "como causa fundamental una hemorragia subdural postraumática como consecuencia de acciones contusas en el cráneo". El informe subraya además el elevado número de lesiones que se contabilizaron en el cadáver, concretamente 32, siendo producidas la mayoría por un objeto contuso.

Por su parte, los cuatro agentes implicados han manifestado a lo largo de todo el proceso de instrucción que su actuación la noche de los hechos fue en legítima defensa, "una cuestión de vida o muerte". Todos han coincidido en apuntar que, tras recibir la llamada de un vecino, se personaron en la inmediaciones de la iglesia Santa María sobre las cinco de la mañana del aquel Sábado Santo. Allí apareció Juan Antonio con un punzón en la mano y se abalanzó sobre uno de los policías para clavárselo, si bien éste llevaba el chaleco de seguridad. Los funcionarios han testificado igualmente que entre los cuatro no podían con él, ya que su actitud era sumamente violenta, por lo que tuvieron que reducirlo empleando la fuerza. Los policías han explicado que fue durante la maniobra de reducción cuando el supuesto agresor dejó de respirar y falleció, al parecer, por un fallo cardíaco.

Defensas, fiscal y acusación particular se dieron cita hace pocas semanas en la Audiencia Provincial de Cádiz en un acto en el que cada parte expuso sus respectivas apelaciones, a partir de las cuales el tribunal de la Sección Tercera ha decidido que se siga investigando en instrucción el caso 'Santa María'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios