Efemérides del naufragio del San Telmo “Hasta la eternidad”

  • La Asociación de Amigos de Museos de Marina descubre una lápida en Santo Domingo por el 200 aniversario del hundimiento del buque ‘San Telmo’

Dos marinos siguen el acto con la lápida conmemorativa al fondo.

Dos marinos siguen el acto con la lápida conmemorativa al fondo. / Julio González

El brigadier Rosendo Porlier debió intuir que algo no iba a ir bien en la misión que se le había encomendado y se despidió de su amigo el capitán de fragata Francisco Espelius con un “Adiós Francisquito, probablemente hasta la eternidad”. Desgraciadamente la intuición se convirtió en realidad, no sólo porque el barco que comandó y que tenía que haber llegado al puerto del Callao en Perú, el San Telmo, se hundió en la travesía tras superar el Cabo de Hornos con una tripulación de 644 personas. También se cumplió porque el destino desgraciado de esa misión ha pasado a la historia. Primero se hizo una exposición en el Museo Naval en San Fernando y ahora la Asociación de Amigos de Museos de Marina ha descubierto una lápida en la fachada del convento de Santo Domingo en la memoria de todos estos hombres.

El motivo de hacerlo ahora es porque este sábado 11 de mayo se cumplen 200 años desde que zarpara del puerto de Cádiz los navíos Alejandro I y San Telmo y las fragatas Prueba y Primorosa Mariana con destino a Perú para reforzar la defensa de los virreinatos americanos que estaban en proceso de emancipación. El primero de los barcos tuvo que volver y los dos últimos sí pudieron llegar, pero del San Telmo nunca más se supo cuando superó el Cabo de Hornos.

Al acto acudió el almirante de la Flota, Manuel Garat Caramé, que fue el que descubrió la lápida en compañía del presidente de la asociación, Juan Bautista Robert, y otros numerosos mandos militares, así como alguna autoridad civil, como el concejal David Navarro.

Garat hiló su discurso precisamente desde la frase “hasta la eternidad”, que a su juicio dice mucho “del sagrado deber de cumplir con las misiones encomendadas a pesar de poder llevar consigo el sacrificio de la propia vida”.

En el acto también hubo un homenaje a los caídos y acabó con el canto de la Salve marinera con la música de la Banda del Tercio Sur.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios