Abastecimiento de agua | Cádiz La nueva tubería Cádiz-La Isla se conectará en alto sobre el Río Arillo

  • El Consorcio de la Zona Gaditana trabaja en una especie de pasarela que salvará el caño

El Consorcio de Aguas de la Zona Gaditana (CAZG)trabaja desde primeros de mes en una construcción singular que, con forma de pasarela, se montará sobre el Río Arillo, en el límite de los términos municipales de Cádiz y San Fernando, permitirá el desvío de la conducción de 800 milímetros que abastece de agua potable a la ciudad.

El presidente del Consorcio, Víctor Mora, ha informado de que el CAZG adjudicó el desvío de la conducción en julio pasado por un importe de 479.132,13 euros a la empresa Construcciones Garrucho, S.A. que, comenzó los trabajos el 1 de agosto, coordinándose con los diferentes organismos implicados. Entre ellos destaca Adif, por las limitaciones que impone el paso de los trenes y a la espera de los resultados del diseño que ha sido encargado al ingeniero de Caminos, Alejandro Castillo, quien participó en el diseño y cálculo del Puente de la Constitución.

“Está decisión se tomó a raíz de que en febrero de 2019 el Consejo de Ministros declarara de emergencia las obras de reparación del pontón de la carretera CA-33 que cruza el Río Arillo, por lo que las actuaciones sobre ambas estructuras se hacían inaplazables y el CAZG decidió actuar rápidamente”, explicó Víctor Mora.

“El nuevo cruce sobre el Río Arillo se ha planteado como una actuación singular, por las exigencias de ancho del río y del medio que atraviesa, lo que obliga a diseñarlo por completo en acero inoxidable, para afrontar la agresividad del ambiente marino en el que se encuentra y dotarlo de una composición espacial que le permite ganar inercia con la incorporación de cuerpos tubulares distanciados del tubo principal cuyo conjunto aprovecha la sección útil del propio tubo que transporta el agua”. Esta singular estructura que se instalará en los próximos meses, está ahora mismo siendo fabricada en talleres especializados.

La conducción que abastece a la Bahía y la Costa Noroeste se puso en servicio en 1957

La conducción San Cristóbal-Cádiz, que se puso en servicio en febrero de 1957, fue la primera de las conducciones del plan general de obras asignado al Abastecimiento de Agua a la Zona Gaditana en la Ley de 31 de diciembre de 1945.

Esta tubería que arranca en los depósitos generales, situados en la Sierra de San Cristóbal (El Puerto), tiene una longitud de casi 50 kilómetros y en su recorrido alimenta a gran parte de la provincia de Cádiz, incluyendo la Costa Noroeste, Puerto Real, San Fernando y Cádiz capital, además de a una parte de Chiclana.

El problema de esta gran conducción es su estado de conservación en determinados tramos, especialmente en el istmo de Cádiz y en el propio núcleo urbano, lo que hace que necesite intervenciones ocasionales como sucede en la estructura que atraviesa el Río Arillo, en la ‘frontera’ entre Cádiz y San Fernando.

“Con esta actuación sobre la tubería a su paso por el Río Arillo y, con la nueva conducción que abastecerá las pedanías de San José de Malcocinado y Badalejos, que en pocas semanas saldrá a licitación por un importe de 899.335,95 (IVA incluido), culminan los compromisos que adquirí como presidente del Consorcio con la Asamblea de Municipios para la legislatura pasada”, ha afirmado Víctor Mora.

"También tengo un nuevo proyecto en el que se prevén nuevas actuaciones en pequeños municipios, donde se hace necesaria la intervención del CAZG para afrontar el crecimiento de la demanda o la reserva de agua para atender incidencias como es el nuevo depósito de Paterna de Rivera”, concluyó el presidente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios