Andalucía

La Junta se ciñe al mínimo en la oferta de Religión con 45 minutos semanales

  • Luciano Alonso habla del primer año de aplicación de la Lomce como "curso de transición". "Nos rebelamos, pero no somos insumisos", explica sobre las exigencias de la Ley Wert.

Comentarios 47

Desde las primeras señales de por dónde iba a plantear el Gobierno de Mariano Rajoy su reforma educativa -formulada bajo las siglas Lomce (Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa)-, la integración de la asignatura de Religión como materia puntuable en el currículo escolar fue uno de los principales puntos de fricción en el diálogo entre el ministro Wert y las comunidades no gobernadas por el PP; y de todas ellas, Andalucía ha sido la región que con más fuerza ha combatido esta norma en las distintas reuniones sectoriales. 

Sin embargo, la fortísima contestación a la ley planteada por el consejero de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía no ha podido con el imperativo legal. Alonso lo resumía este jueves de esta forma: "Nos rebelamos pero no somos insumisos", apuntó en Sevilla durante la presentación del borrador de la normativa de las Enseñanzas de Primaria. Este texto recogerá las aportaciones del profesorado, las familias el alumno y los agentes sociales, dijo apelando "al consenso" al que apela Andalucía. 

Más allá de esas sugerencias, la asignatura de Religión -contemplada en la Lomce como materia específica y, por tanto, puntuable para el currículum del alumno- se impartirá en los centros públicos de Primaria pero ciñéndose "al mínimo exigible", esto es, 45 minutos semanales. Aunque los centros contarán con autonomía del 18% del horario global para completar las materias troncales, las específicas o el refuerzo educativo. 

La distribución del horario de Educación Primaria -que contempla 25 horas de las cuales 2 horas y 30 minutos son de recreo- quedaría de la siguiente manera: las asignaturas troncales (Matemáticas, Lengua Castellana y Literatura, Ciencias Naturales, Ciencias Sociales y primera Lengua extranjera) ocuparían en Andalucía un 57% del total del horario en el primer ciclo y el 54% en los restantes. El Ministerio de Educación fija que el horario semanal mínimo sea el 50% para las troncales, pero, en palabras de Alonso "potenciamos las competencias básicas". 

En cuanto a las materias específicas, el alumno andaluz cursará la asignatura de Educación Física, Segunda Lengua Extranjera, Educación Artística y quedará a su elección estudiar Valores Sociales o Religión, si bien serán materias puntuables en el currículo del alumno. Estas asignaturas tendrán un peso del 17% en el horario lectivo. 

Por último, como materias de libre configuración -aquellas que son diseñadas por la comunidad autónoma y los padres deciden si sus hijos la cursan o no-, la Junta ofertará Cultura Digital y Educación para la Ciudadanía, una de las materias estrella de la era Zapatero y desterrada de la Lomce. Estas asignaturas cubren el 8% del total del horario lectivo. 

Pese a que dice estar ante "la peor ley de educación de la historia de este país", Alonso asegura que se va a implantar "por sentido de la responsabilidad" y de la manera "menos lesiva posible" para el alumnado, para las familias y para el profesorado. No en vano, califica este curso venidero 2014-15 como "un curso de transición". 

Durante su intervención, el consejero hizo especial hincapié en la evaluación externa del alumnado que finaliza 3º de Educación Primaria el próximo curso que pretende ser la clave para la promoción del alumno. En Andalucía tendrá un carácter formativo y sus resultados servirán, junto a los datos obtenidos en los procesos de autoevaluación, evaluación continua y otras pruebas que se puedan determinar, "para adoptar las medidas de mejora más adecuadas a cada centro". Hay una razón de peso: "Desde luego no se publicará en rankings", ya que mientras "el Ministerio establece un modelo centralista que priva al profesorado de su función evaluadora, nosotros le daremos voz", dijo. Para ello, el titular de Educación ha anunciado que abrirá un debate sobre el modelo de prueba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios