Andalucía

Griñán se alía con Rajoy en contra de la mayoría de los barones del PP

  • El presidente andaluz apoya que haya un 'déficit a la carta' en función de la financiación que recibe cada comunidad. Andalucía busca un porcentaje que no supere el 1,8%.

Si al ministro socialista Pedro Solbes la negociación de la nueva financiación autonómica se tornó en un sudoku difícil de cuadrar, el actual titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, va a tener que hacer frente a una auténtica rebelión de los barones territoriales del PP en contra del llamado déficit a la carta, que no es otra cosa que la fijación del descuadre presupuestario en función de las necesidades y posibilidades de cada comunidad. Junto a Cataluña, que ha abanderado esta petición, se ha colocado Andalucía, cuyo presidente, José Antonio Griñán, se mostró a favor de una fórmula "objetiva" para definir el déficit, un modelo que tenga en cuenta la financiación que reciba cada comunidad y su nivel de endeudamiento. Y es que Andalucía, que cerró 2012 con un déficit del 2%, medio punto por encima del objetivo, es una de las comunidades peor financiadas. Si 100 euros fuera la media, a Andalucía llegarían 95, lejos de los 109 de Extremadura, cuyo presidente, José Antonio Monago, se ha convertido en el líder de esta rebelión de los barones contra las intenciones del Gobierno de Mariano Rajoy.

Desde Gádor (Almería), Griñán aseguró que si el Gobierno central está analizando una fórmula objetiva y no subjetiva, está "de acuerdo" con el Ejecutivo español. "Eso de que todo el mundo reciba el mismo objetivo de déficit -siguió- estaría muy bien si todo el mundo recibiera la misma financiación o tuviera el mismo nivel de endeudamiento, pero no es así".

El debate sobre el techo de déficit, que debería de quedar sentenciado en el próximo Consejo de Política Fiscal y Financiera, ha forjado extrañas alianzas en uno y otro sitio: de un lado, el Gobierno de Rajoy, con Cataluña, Andalucía y Valencia de un lado; y del otro, los favorables a un déficit único para todo, casi todas las comunidades gobernadas por el PP, las que han logrado cerrar el año con un objetivo del 1,5%. No obstante, socialistas andaluces como el ex vicepresidente Alfonso Guerra entiende la queja de las comunidades autónomas que cumplieron con el objetivo y que ahora no quieren un trato diferenciado para las que lo sobrepasaron. Guerra se posicionó así ayer en Madrid.

Sin embargo, el debate no es tan sencillo como el de una diferencia entre autonomías cumplidoras y no cumplidoras. Algunas de ellas, como Andalucía, están, en efecto, mal financiadas, ya que el Gobierno no ha aplicado uno de los fondos previstos en la ley. Además, Bruselas también hace distinciones entre países a la hora de fijar los déficit. Por parte del Gobierno central se esgrime también que las comunidades más saneadas pueden acudir a los mercados a financiarse, mientras que las otras reciben el dinero a través del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), controlado por Madrid.

Los populares andaluces mantienen una posición tibia, pero favorable a esta flexibilización, una opinión que ha reflejado bien la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo.

Griñán aseguró que Almería que ha dicho siempre que "el objetivo de déficit tiene que contemplar no sólo la uniformidad entre los territorios, sino que tiene que partir primero de la aplicación del modelo de financiación, segundo de la situación de endeudamiento, y en tercer lugar del déficit cíclico o estructural". "Si no hacemos eso, evidentemente lo que podía ser el café para todos sería injusto", indicó Griñán para seguir: "Es obvio que el déficit depende de la financiación, es una cosa de cajón".

Tras señalar que se debe hablar de la "realidad objetiva" y no del "conflicto" entre barones del PP y el Gobierno, Griñán instó a no abundar en el "enfrentamiento entre territorios" porque es algo que "siempre lleva al desastre". Según el presidente andaluz, los datos oficiales indican que Cantabria recibió el 125% de la financiación media, La Rioja el 110%, Extremadura el 109%, Cataluña el 101,9% y Andalucía el 95 %. También explicó que, en 2010, Extremadura recibió 2.510 euros por habitante, Andalucía 2.196 y Cataluña 2.344 euros, y ha afirmado que las comunidades autónomas tienen un nivel de endeudamiento del 17,6% del PIB, mientras que el de Andalucía es del 14,5% del PIB.

Valencia y Baleares fueron las comunidades que más se alejaron de la cifra, con un 3,5% y un 3% respectivamente, mientras que la que mayor esfuerzo realizó fue Castilla-La Mancha, que redujo su desajuste del 7,9% al 1,5%, seis puntos.

Según fuentes de la Junta, Andalucía aspira a que pueda cerrar el año con el mismo déficit con el que acabó 2012, es decir del 2,02%, aunque vería bien que las comunidades autónomas pudieran llegar al 1,8%. En principio, el objetivo global de las comunidades es del 1,2%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios