COAC 2023 Cuartos de final: ¿Quién canta hoy miércoles 8 en el Falla? Tercera sesión

Sociedad

Biden asegura que 'Ian' podría ser el huracán más letal en la historia de Florida

  • El presidente de EEUU indica que es posible que se haya producido "una pérdida de vidas sustancial"

  • El gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, confirma de momento dos muertes

El presidente de EEUU, Joe Biden, afirmó este jueves que el huracán Ian "podría ser el más letal de la historia de Florida", aunque no ofreció cifras de víctimas porque "todavía no están claras".

No obstante, indicó que han llegado informaciones de que es posible que se haya producido "una perdida de vidas sustancial".

Biden habló durante una visita a la oficina central de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, en inglés) para ponerse al día de los esfuerzos frente al huracán, que tocó tierra el miércoles y que este jueves seguía avanzando a lo largo de Florida. El mandatario conversó por teléfono con el gobernador de ese estado, el republicano Ron DeSantis, para ofrecerle "el máximo apoyo federal".

Más tarde, en declaraciones a los periodistas, Biden reveló su intención de visitar Florida y Puerto Rico, aunque no precisó una fecha, y apuntó que si DeSantis, un crítico acérrimo del presidente, está disponible se reunirá con él.

Durante su discurso en FEMA, el mandatario subrayó que se han desplegado 1.000 miembros de esta agencia federal en Florida, adonde se han enviado millones de litros de agua, comidas y cientos de generadores.

Afirmó que el Gobierno federal cubrirá "el 100%" del coste que suponga limpiar todos los escombros dejados por el huracán a su paso, así como los esfuerzos de rescate para salvar vidas. Y asumirá la mayor parte del costo de reconstruir edificios públicos como escuelas y estaciones de bomberos.

A los particulares que hayan perdido sus casas o que tengan daños materiales en sus viviendas, Biden señaló que, si sus seguros no cubren todo, el Gobierno federal proporcionará asistencia individual, con 37.900 dólares para reparaciones en domicilios, y otros 37.900 si se han perdido bienes como vehículos.

El paso de Ian por Florida ha dejado un sendero de destrucción, en especial en el suroeste y centro de este sureño estado, donde hay más de 2,5 millones de personas sin energía, miles continúan atrapadas en sus domicilios inundados de agua, algunas carreteras están intransitables y las autoridades hablan de dos posibles muertos.

"Nos aplastó", confesó al programa Good Morning America de la cadena ABC el alguacil del condado Lee, Carmine Marceno, quien también adelantó que las muertes se contarán por "centenares", una aseveración que luego fue matizada por DeSantis, que se refirió a dos posibles decesos.

"Hemos tenido dos muertes no confirmadas, en el sentido de que no sabemos si están relacionadas con la tormenta. Nuestra suposición es que probablemente lo sean", dijo el gobernador en una rueda de prensa ofrecida en Tallahassee, la capital del estado, donde señaló que todavía es prematuro dar un primer recuento oficial de víctimas mortales.

Una de esas posibles víctimas es un hombre de 72 años de la localidad de Deltona, al noreste de Orlando, quien pereció la madrugada de este jueves tras caer a un canal mientras vaciaba su piscina en medio de la intensa lluvia, según informó la Policía del condado de Volusia, en el centro de Florida.

En el condado Lee, donde se asienta Fort Myers y la zona del impacto de Ian, las carreteras y los puentes siguen intransitables, manteniendo a miles de personas atrapadas en sus domicilios y, los que no han perdido la conexión, piden ayuda al teléfono de emergencia 911, algunas de las cuales están siendo rescatadas con helicópteros.

"Todavía no podemos acceder a muchas de las personas que lo necesitan", confesó Marceno.

La carretera elevada que conecta Fort Myers con la isla de Sanibel, hogar de más de 6.000 personas, ha quedado partida en dos y con varios tramos destrozados a causa del impacto de Ian, que se ha degradado a tormenta tropical pero todavía es capaz de hacer daño y producir inundaciones por la marejada ciclónica y las lluvias, incluso en Georgia, Carolina del Sur.

"Nunca habíamos visto marejadas ciclónicas de esta magnitud", confesó el gobernador, quien dijo que las inundaciones registradas en zonas costeras por la subida de la marea corresponden a un evento "de cada 500 años", y alertó de que el aumento de la marea podía continuar a lo largo de la jornada.

Entre las infraestructuras impactadas figura el aeropuerto de Sarasota, que este jueves permanece cerrado y no estará operativo hasta la tarde de viernes o el sábado, después de que el viento y las intensas lluvias destrozaran un tejado en una de sus terminales, según informó su director ejecutivo, Rick Piccolo, al canal local FOX 13.

Tras castigar Cuba y la costa suroeste de Florida, Ian cruzó la pasada noche ese estado en dirección noreste y, a las 11:00 de este jueves (17:00, hora española), se hallaba a unos 40 kilómetros al nornoreste de Cabo Cañaveral (este de Florida) y a unos 458 kilómetros al sur de Charlotte (Carolina del Sur), según un boletín del Centro Nacional de Huracanes (NHC).

Con vientos máximos sostenidos de 110 km/h, la tormenta tropical Ian se mueve en dirección noroeste a cerca de 15 km/h y va a virar más tarde hacia el norte, seguido de un giro hacia el nornoroeste con un aumento en la velocidad.

En la trayectoria pronosticada, Ian volverá a las aguas del Atlántico y se acercará el viernes a la costa de Carolina del Sur, que se halla al completo bajo aviso de huracán.

El centro del ciclón volverá a tocar tierra, por segunda vez en EEUU, cuando la noche de ese día o el sábado se mueva fortalecido hacia tierra a través de las Carolinas.

El centro de Ian tocó tierra la tarde del miércoles cerca de Cayo Costa, una isla al frente de la ciudad de Fort Myers, con vientos máximos sostenidos de 240 kilómetros por hora, es decir, como huracán de categoría 4.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios