jesús devesa molina. pregonero de la semana santa 2016

"Va a ser la Semana Santa de mi vida"

  • Devesa anuncia un "canto de alabanza a la Semana Santa en todas sus facetas"

Comentarios 0

Una semana. Ese es el tiempo que le resta a Jesús Devesa para proclamar el pregón de la Semana Santa de Cádiz. En estos prolegómenos del Domingo de Pasión, el pregonero hace un hueco en su agenda y se acerca hasta el Gran Teatro Falla para pasear por el patio de butacas y el escenario siete días antes de subirse al atril.

-A una semana de volver al Falla, ¿cómo está el pregonero?

-Como un flan. Si se refiere a si estoy nervioso, lo estoy, porque es una cosa que solo ocurre una vez en la vida y además el pregón de la Semana Santa es una cosa que yo no he buscado nunca pero que sí lo he soñado. Yo no me he visto de hermano mayor ni de florista ni de capataz, pero desde muy niño sí me veía dando el pregón de la Semana Santa de Cádiz; supongo que como me apasiona escribir, declamar y la poesía en general, me había visto yo bien en esa percha. Estoy nervioso, pero los nervios se me representan de otra forma, por ejemplo con el estrés. Me veo un poco estresado y con ganas de cumplir con todo el mundo. Creo que cuando suba al atril se me van a quitar los nervios, porque no son nervios del pregón sino de los prolegómenos.

-¿Cómo ha sido el proceso de creación del pregón?

-Apasionante. He disfrutado muchísimo. Yo he dado ya algún que otro pregón y con todos he disfrutado mucho, pero en este caso hay un abanico tan grande de poder hablar de todo, de todas las hermandades... y eso es apasionante. Creo además que estamos en un año muy significativo a todos los niveles, social, político, eclesial... He estado muy a gusto escribiendo. Han sido unos meses muy bonitos, tanto en la soledad como con la gente. En la soledad porque ese proceso de escribir, de encerrarte tú solo con las imágenes, es muy bonito. Yo he escrito mucho de madrugada, y encerrarte una tarde o una noche de noviembre o diciembre a escribir es muy bonito para plasmarlo después. Y luego con la gente también: las felicitaciones, los mensajes, los gestos de cariño de todo el mundo... Insisto, han sido unos meses muy muy bonitos. Inolvidables.

-¿Cuida Cádiz y sus cofradías al pregonero? ¿Se ha sentido usted querido desde que fue nombrado hasta ahora?

-No solo me he sentido querido sino que a veces ruborizado. Creo que las cofradías le dan su sitio al pregonero, que el pregonero tiene su sitio, que los cofrades están con el pregonero, sea quien sea, claro, con la figura como tal. Yo me he sentido ruborizado con tanto cariño, con tanta felicitación y arropo.

-¿Qué supuso aquella llamada de septiembre en la que le comunicaron que iba a ser el pregonero de 2016?

-Pues mira, han pasado seis meses y todavía hay momentos en los que no me lo creo. Todavía no me he concienciado y creo que hasta que no se eche el telón no seré consciente al cien por cien. El año pasado sí sonaba más mi nombre y sí me lo podía llegar incluso a imaginar, fíjate. Pero este año no sonaba y posiblemente haya sido el año en que más separado he estado de las cofradías, por circunstancias personales. De hecho, estaba viendo un partido de fútbol, un Murcia-Cádiz, en un pub; y cuando vi el nombre de Martín José en el móvil pensé que iba a ser para cualquier cosa de las que colaboro con el Consejo, y cuando me lo dijo me quedé sin palabras.

-¿Le ha costado terminar el texto? ¿O empezarlo?

-Me está costando terminarlo, en presente. El pregón está terminado. Empecé muy bien de tiempo, te puedo decir que en noviembre ya tenía un noventa por ciento terminado; pero a día de hoy, con el pregón entregado a la imprenta desde hace dos semanas, sigo retocando cosas, porque siempre los pregones que he dado han sido muy actualizados. ¡Cómo no meter el cambio de sede de Ecce-Homo en su salida del Martes Santo! No paran de pasar cosas, desgraciadamente se están yendo muchos cofrades últimamente, y todo eso lo estoy plasmando ya con el pregón incluido.

-Adelántenos algunas de las líneas maestras de su pregón.

-El pregón es un canto de alabanza a la Semana Santa en todas sus facetas. Y cuando digo todas sus facetas me refiero a todas. Mi ilusión o mi reto es que con el pregón se identifique desde el que está en la acera viendo los pasos hasta el músico, pasando por el cargador o el propio pregonero. El texto está compuesto de diez capítulos y en cada uno he intentado resaltar una faceta de la Semana Santa. La del pregonero, la del periodista, la del sacerdote, el cargador, el pueblo...

-La mayor parte del texto en verso, se entiende, viniendo de usted...

-A mí me gustan los pregones clásicos, que son prosa y verso; pero creo que le he dado prioridad al verso sobradamente, aunque habrá prosa lógicamente. Es que creo que hay cosas que hay que decir en verso y hay cosas que no se pueden decir en verso y hay que decir en prosa. Y habrá ambas cosas.

-¿Se ha apoyado en alguien, ha consultado a alguien o ha tenido una persona de confianza a la hora de armar el pregón?

-Yo el pregón lo he escrito solo, sin consultar a nadie; y una vez listo lo he enseñado a dos personas que me han dado su opinión. Es que creo que si preguntas antes te condiciona de algún modo; y como esta era una oportunidad para plasmar en el atril mi Semana Santa, pues he escrito el pregón a mi forma, para bien y para mal.

-Ha pedido usted que las autoridades le acompañen en el escenario. ¿Por qué esa petición?

-Eso es algo que he pedido siempre, no solo este año porque sea el pregonero; siempre he opinado que el pregón de la Semana Santa es un acto literario. Los cofrades, en mi modesta opinión, no podemos convertir en un templo todo lo que pisamos. Y el Falla es un edificio de la ciudad donde ese día debe primar la literatura y poco más, teniendo claro que lo que se está anunciando son las vísperas de la Semana Santa. Veo esencial que haya una cruz, pero no esa especie de altares que algunos años se han visto en el escenario, incluso pasos. Yo eso no lo veo. Creo que el pregón tiene que tener un atril, y las autoridades apoyando al pregonero en presencia. Muchos pregoneros coinciden en que se ven solos ese día; si los comparsistas dicen que eso impone, fíjese una persona sola en ese escenario.

-¿Cómo será el Domingo de Pasión de Jesús Devesa?

-Pues no lo sé. Lo tengo planeado porque me lo planean, pero dejaré que vayan surgiendo cosas imprevistas. Sí hemos diseñado un itinerario a seguir, porque quiero ofrecer una rosa a cada hermandad de la que soy hermano; y empezaré a las nueve y media escuchando misa en San José, delante de Jesús Cautivo; luego iré a San Severiano para ofrecer una rosa a los titulares de Oración en el Huerto, que es la hermandad de mi familia, la que fundó mi abuelo; de ahí iremos a San Agustín, donde dejaré una rosa ante los titulares de Buena Muerte. Y terminaremos en la hermandad de mi vida, que es la Borriquita, para recoger las pastas que la noche antes habré dejado a los pies de la Virgen del Amparo, que además estará ya entonces en su palio.

-¿Y cómo se presenta la Semana Santa?

-Este año será diferente, ya que voy a retransmitir para Canal Sur Radio, con Fernando Pérez y Juan Manzorro. Así que creo que el pregón empezará el 13 de marzo y terminará el Sábado Santo, porque no hay una cosa más bonita que contar la Semana Santa. Creo que será la Semana Santa de mi vida, sin lugar a dudas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios