Cuaresma 2019 El centenario 'gaditano' de la marcha Amarguras

  • Se cumplen 100 años de la composición de la marcha de Font de Anta

  • Pese a hacerse para Sevilla, es también un referente para la cofradía de Humildad y Paciencia

Trasera del palio de la Virgen de la Amargura Trasera del palio de la Virgen de la Amargura

Trasera del palio de la Virgen de la Amargura / Fito Carreto (Cádiz)

Tal día como hoy hace un siglo Font de Anta estampó su firma en una nueva composición que dedicaría a una Dolorosa sevillana y que sonaría por primera vez en la Semana Santa de ese año. Difícilmente sería consciente de la travesía que tendrían esas partituras a lo largo de estos cien años, de que a día de hoy seguiría siendo una marcha de plena actualidad, o de que llegaría a convertirse en uno de los himnos de la Semana Santa universal. Se cumple el centenario de la marcha 'Amarguras', firmada por Manuel Font de Anta un 14 de marzo de 1919; y pese a estar dedicada a la Dolorosa de Sevilla, la partitura tiene también un fuerte arraigo en la hermandad de la Humildad y Paciencia de Cádiz, donde no hay Domingo de Ramos que no suene esta composición.

“En la hermandad la hemos tomado como propia hasta que tuvimos nuestras propias composiciones dedicadas a la Virgen de la Amargura. Y en realidad, creo que esto es algo que ha pasado y pasa en todas las hermandades de Andalucía que tengan a su Dolorosa con esta advocación”, afirma el hermano mayor de Humildad, David García, que ahonda en esta cuestión reconociendo que la marcha de Font de Anta “no es patrimonio nuestro, pero lo sentimos como tal”. De hecho, aunque la marcha está dedicada a la magnífica Dolorosa de Sevilla, García reconoce que cuando escucha los compases de esa música “se me viene a la cabeza la Virgen nuestra”.

El hermano mayor de la corporación agustiniana recuerda cómo durante años la marcha ha sido esencial en la salida procesional; “pero ahora procuramos que cada marcha suene solo una vez”, por lo que se ha reducido su interpretación por la banda del Nazareno de Rota. A eso se suma la llegada de otras composiciones dedicadas a la Virgen, como 'Amargura gaditana' de Roberto Domínguez o 'La Amargura' de Alfonso Lozano, lo que ha motivado que ya no siempre salga el palio a la calle con la pieza de Font de Anta.

“Pese a eso, para nosotros la marcha de Font de Anta es la marcha de Ella”, viene a resumir el capataz del paso de palio, Juan Manuel Manzano. Y es que 'Amarguras' se ha convertido también en el himno de esta histórica cuadrilla de cargadores, “porque nos sentimos plenamente identificados con esa marcha, ya que hace años era la única marcha que conocíamos de todas las que sonaban en Semana Santa”.

“Ahora se toca menos, pero antiguamente sonaba siempre de salida y a veces en la recogida; y en Palillero se interpretaba también la marcha, con la que llevábamos el palio hasta arriba de Novena”, recuerda Manzano. Y es que este himno de la Semana Santa se caracteriza por su larga duración (más de siete minutos, que es un tiempo excesivo para una marcha), lo cual no ha afectado a la cuadrilla de la Dolorosa gaditana.

El capataz de Amargura recuerda también cómo la composición de Font de Anta era pieza indiscutible en el certamen de bandas que organizaban cada año en el Gran Teatro Falla. Otro nexo más de 'Amarguras' con Cádiz y con la cofradía de Humildad. “Para la cuadrilla por muchas marchas que haya, la que nos tira de verdad es la de Font de Anta”, afirma Juan Manuel Manzano, que no obstante reconoce la calidad de las nuevas piezas que se han dedicado a la Virgen de la Amargura en estos últimos años.

¿Y en qué basa su éxito esta marcha? ¿Cuál es la clave para que un siglo después 'Amarguras' siga siendo imprescindible para cualquier Semana Santa? El director de la banda de música Maestro Dueñas de El Puerto de Santa María, Javier Alonso, ve complicado explicar qué tiene esta “pieza escrita con letras de oro en la historia de la Semana Santa que cosechó un extraordinario éxito desde sus inicios”. “Pienso que es una obra que describe perfectamente las escenas, la cofradía, el carácter de una cofradía que ha sido imitada hasta la saciedad; y por supuesto, e importantísimo, la complejidad técnica e interpretativa que está alcance de cualquier formación musical, con una magnífica y asequible instrumentación”, analiza Alonso.

Además de esto, el músico portuense señala como clave que desde el principio la marcha ha contado “con una plataforma de difusión importantísima: la banda municipal de Sevilla, dirigida por el propio padre de Font de Anta, que supone poner la banda sonora a los actos más importantes de la ciudad de aquellos tiempos”.

“Creo que se unió la magnífica obra del maestro Font de Anta con la plataforma de difusión en los grandes actos cofrades de una ciudad que al igual que la cofradía de Amargura es imitada en el orbe cofrade”, resume Javier Alonso, considerando que todo ello “unido a la extraordinaria belleza de la marcha, la colocan en la memoria de cualquier cofrade”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios