Seguridad en la playa

Los vigilantes de Camposoto

  • La Policía Local amplía sus servicios de playa con la incorporación de nuevos vehículos que facilitan el trabajo de los agentes por la orilla

Desde el comienzo de la temporada de playa el ocio isleño se traslada casi en su totalidad a la playa de Camposoto, aunque algunos ya habían ido cogiendo sitio desde mayo. Numerosos bañistas acuden a diario para disfrutar de este enclave natural y mientras ellos se despreocupan son otros los que vigilan y mantienen la seguridad. La Policía Local cuenta este año con dos nuevos vehículos quad con con los que patrullan la orilla. Un nuevo medio de locomoción que se une al coche patrulla y a la motocicleta que en algunas ocasiones sirve como refuerzo.

A las 11.00 horas comienza la actividad policial en la zona que se coordina con los servicios de Protección Civil. La principal labor de estos agentes consiste en la regulación del tráfico rodado que se desplaza hasta la zona. Lo principal en esas primeras horas es controlar que se respeten los espacios reservados para motos, personas con discapacidad y las paradas de los autobuses. Junto a esta labor -y desde el año pasado con la creación de la playa canina- otra de las funciones que más tiempo les ocupa es informar de las normas y del recorrido que hay que hacer hasta llegar a la zona delimitada para mascotas.

Las escasas denuncias responden en su mayoría a perros fuera de la zona acotada" En general, la playa de Camposoto se puede considerar como un "entorno seguro"

"La información sobre la normativa de la playa canina se da sobre todo a los turistas que vienen por primera vez a la zona", reconoce Antonio, uno de los agentes que realiza sus funciones a pie de playa. "Los que llevan más veces acudiendo a la zona con sus perros ya no suelen tener problemas para encontrar el sitio", explica el agente que durante una jornada entre semana el reguero de bañistas acompañado de sus perros es continuo, incluso a las horas de más calor.

Una de las novedades que ha traído la época estival a la playa de Camposoto son los quad con los que los policías locales consiguen llegar desde el primer acceso a la playa hasta prácticamente la Punta del Boquerón. "Nuestra labor se centra en la zona de baño y la playa canina, pero debido al uso que los usuarios hacen de esa parte de la playa también acudimos por si fuese necesaria nuestra ayuda", sentencia.

Cualquier bañista, ante un problema no necesita esperar a que pasen los agentes por su zona. Junto al último acceso de la playa se encuentra el módulo de la policía en el que, al menos un policía se escuentra siempre a disposición de los ciudadanos.

El trabajo de estos agentes se intensifica con la llegada de la tarde. Las aglomeraciones a la salida de la playa son comunes los días en los que el clima invita a disfrutar de la arena hasta los últimos rayos de sol.

A partir de las 20.00 horas comienza la labor de controlar la circulación en la salida de la playa. Se trata del momento de mayor trabajo para los agentes. De hecho, en los días de máxima afluencia este grupo de playa cuenta con la colaboración de una pareja de tráfico que les ayuda a evitar los atascos. "Las obras de la entrada han ayudado a despejar algo la salida, aunque sea solo de cara a la primera bolsa de aparcamiento", reconoce Antonio.

En general la playa de Campososto se puede considerar como un "entorno seguro", así lo define José María Otero Chamorro, inspector jefe accidental. El número de denuncias e incidentes que se realizan en Camposoto es escaso y en la mayoría de los casos se trata de cuestiones de escasa relevancia. "El mayor número de denuncias que se han registrado en lo que va de verano son relacionadas con la aparición de perros fuera de la zona delimitada", explica el inspector jefe en funciones.

Una estadística en la que coinciden los policías a pie de playa y que añaden que otros de los asuntos que más denuncian los propios usuarios de la playa son los vendedores ambulantes, sobre todo cuando se venden productos perecederos como los dulces. "De hecho este año hemos notado como la presencia de estos vendedores ha disminuido con respecto a otros veranos", explican los agentes. Los hurtos no son muy habituales en la zona de baño y los avisos por niños perdidos tampoco son demasiado recurrentes.

Además de las labores de información y denuncia, los efectivos de la Policía Local también se encargan de realizar los informes necesarios con los que hay que cumplir para que Camposoto pueda seguir luciendo sus distintivos de calidad como son la bandeza azul y la Q.

Así los bañistas pueden estar seguros de que la playa de Camposoto seguirá siendo un entorno en el que disfrutar con tranquilidad del verano siempre y cuando el viento de levante lo permita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios