San Fernando

Una treintena de personas duerme en la calle en plena ola de frío

  • Calor en la Noche intensifica sus salidas y el Ayuntamiento amplía las plazas del albergue

Una persona arropada en una manta duerme en el cajero de un banco, en una imagen de archivo. Una persona arropada en una manta duerme en el cajero de un banco, en una imagen de archivo.

Una persona arropada en una manta duerme en el cajero de un banco, en una imagen de archivo. / fito carreto

Los voluntarios de la ONG Calor en la Noche han intensificado sus salidas nocturnas para ayudar a combatir la ola de frío a las 28 personas que, según sus cálculos, duermen en la calle en una semana en la que se han llegado a registrar las temperaturas más bajas del invierno y que se ha cobrado la vida de una mujer en los bajos del Balneario de la Palma, en Cádiz.

Dan una ronda por toda la ciudad, reparten mantas, ropa de abrigo y bebidas calientes e informan a las personas sin hogar de los recursos disponibles, que en estas fechas están a pleno rendimiento. Incluso les acompañan hasta el albergue de San Vicente de Paúl -el único que existe en San Fernando- si alguna de estas personas lo pide. Aún así, advierte Rafael Torres, coordinador de esta asociación en San Fernando, "están siendo días muy difíciles". El intenso frío -explica- está siendo insoportable para las personas que viven en la calle.

También la Policía Local está prestando una especial atención durante estos días a la treintena de personas que duermen al raso. Principalmente, explica el concejal de Inclusión y Políticas Sociales, Jaime Armario, están llevando a cabo una labor informativa, para recordarles los recursos que tienen a su disposición. Fue -relata este edil- una de las medidas que se acordó poner en práctica en la mesa de coordinación que se llevó a cabo hace unos días ante la ola de frío que se avecinaba y con el propósito de poner en marcha un plan específico para ayudar a las personas que no tienen hogar y pasan la noche en la calle a pasar las noches heladas.

Según datos de la estación meteorológica del Observatorio de Marina, en la mañana del pasado lunes se registró la mínima más baja del último mes: 3,9 grados. Y ayer, a las 7.20 horas, se anotó también otra cifra nada habitual: 4,5 grados. "Las primeras horas de la mañana son peores que la noche", se advierte también en este sentido desde Calor en la Noche. "Están siendo días muy duros", apunta. Porque el albergue Federico Ozanam, a causa también de la ola de frío, está prácticamente al máximo de su capacidad. De hecho, explica la ONG, se contempla la posibilidad de utilizar las cuatro plazas reservadas a mujeres que se habilitaron recientemente para dar cabida a hombres si llega a ser necesario y no están ocupadas.

Entre las medidas adoptadas por el Ayuntamiento para combatir la ola de frío se ha incluido, de hecho, la ampliación de las plazas concertadas en el albergue, que es el único que existe en la ciudad. Lo explica Jaime Armario: "A las 23 plazas concertadas se suman durante todo el invierno otras tres y, en casos excepcionales como éste, hasta cuatro más". El objetivo, evidentemente, es que nadie se vea obligado a pasar la noche en la calle. De hecho, advierte en este sentido el responsable de Inclusión y Políticas Sociales, "si con las medidas que se han adoptado no son suficientes plazas y se necesitan más, desde el Ayuntamiento se buscará la forma de dar respuesta". Por ahora, la ola de frío se calcula que se prolongará hasta el próximo domingo y, al menos hasta entonces, estarán en marcha estas medidas excepcionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios