San Fernando

La reurbanización del entorno pone en duda los plazos de la obra del Ayuntamiento de San Fernando

  • Entre otros aspectos quedan pendientes la accesibilidad al edificio, que necesita un proyecto complementario, y el proceso para que el edificio cuente con suministro eléctrico

El Ayuntamiento, durante las obras de rehabilitación. El Ayuntamiento, durante las obras de rehabilitación.

El Ayuntamiento, durante las obras de rehabilitación. / Román Ríos (San Fernando)

Los planes municipales pasan por recepcionar en otoño parcialmente las obras de rehabilitación de la Casa Consistorial. Sin embargo, ese planteamiento –que se puso sobre la mesa a los distintos grupos municipales en julio, unos días antes del pleno extraordinario en que salió adelante una revisión de precios del contrato y el sexto modificado del proyectodespierta serias dudas por las cuestiones que todavía están sin terminar. Por un lado, está la reurbanización del entorno, que necesita un proyecto complementario toda vez que se ha suprimido lo previsto con la reforma del propio inmueble. Por otro, el proceso que puede extenderse para que el Ayuntamiento tenga suministro eléctrico.

"El Ayuntamiento tiene más sentido teniendo en cuenta el entorno, por eso se tiene en cuenta con la reordenación del entorno del Mercado Central y con los cambios de la Plaza del Rey", exponía en ese pleno el concejal de Presidencia, Conrado Rodríguez, que informaba de que se había optado por eliminar la partida para la reurbanización de los alrededores que recogía el proyecto de rehabilitación inicialmente. "Era una actuación muy parcial", aclaraba. La intención del equipo de gobierno es elaborar un proyecto complementario a partir del cual se ejecutará la actuación. En el pleno extraordinario de julio la portavoz de Ciudadanos (Cs), Regla Moreno, advertía de que estarían atentos a esta cuestión, entre otros aspectos.

El más insistente, sin embargo, fue el portavoz de Andalucía por Sí (AxSí), Fran Romero, que matizó que ese nuevo proyecto debía contemplar no solo la pavimentación, sino también las necesidades del saneamiento de la zona, la infraestructura eléctrica o de telecomunicaciones y la eliminación del cableado de la fachada trasera del Consistorio. "Y ese proyecto no se ha iniciado", apunta ahora para poner en entredicho los plazos que se contemplaban, el de octubre de recepción parcial de las obras, porque estos trabajos en el entorno que no están hechos hacen que el inmueble sea "inaccesible", que no tenga los accesos acondicionados. Falta redactar el proyecto, buscar financiación, licitarlo, adjudicarlo y la ejecución de obra.

No es el único asunto pendiente de la rehabilitación del Ayuntamiento sobre el que se incide por ser un proceso que puede prolongarse bastante: en concreto, como consecuencia de la reubicación del centro de transformación, previsto inicialmente en otra zona distinta. "Ese nuevo centro de transformación debe ser recepcionado por Endesa, proceder a la descarga desde otros centros, que Industria dé autorización", expone de nuevo Romero sobre las complicaciones de las actuaciones que todavía quedan. Por eso, pone en tela de juicio que el Ayuntamiento pueda recepcionarse parcialmente. "¿Sin suministro eléctrico? ¿Sin comprobarse las conexiones eléctricas?", se pregunta. "La labor técnica de revisión no se puede realizar todavía mientras queden obras, actuaciones que hacer. Estamos hablando de una intervención muy delicada y una recepción de obra es un trámite muy serio con consecuencias jurídicas", insiste el líder andalucista que se refiere a este asunto cuando está a punto de comenzar el nuevo ejercicio político y parece que este primer periodo del mandato será clave.

Romero advierte de que no se descarta un nuevo modificado técnico del proyecto

"Ni siquiera se descarta una nueva modificación técnica", desvela Fran Romero. Se uniría a los seis modificados que se han aprobado desde el inicio de los trabajos para contemplar cuestiones no previstas en el proyecto, unas sin coste adicional –la primera, la segunda y la quinta– y otras –la tercera, la cuarta y la sexta– que implicaron unos sobrecostes de 500.000, 220.000 y 80.000 euros. Suman el 10% máximo que permite la ley, por lo que "esa nueva no puede implicar más dinero", matiza. Otra cosa es que haya una nueva revisión de precios, como se mencionó en el pleno extraordinario de julio. "Sigo sin entender por qué no se atendió al criterio de los arquitectos municipales que planteaban que estas revisiones se hicieran al terminar la obra. Tampoco entiendo que la alcaldesa y la concejala de Desarrollo Urbano no hayan sido diligentes en la exigencia a la empresa de que contara con el personal técnico de jefatura al que le comprometía el contrato", finaliza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios