La hermandad del Huerto celebra la II Carrera de la Felicidad Mánchate y 'be happy'

  • Con más de 500 personas inscritas, la segunda edición de la 'colour run' hortelana se ha celebrado esta mañana en torno al Parque

  • La prueba, con carácter solidario, ha servido para recaudar fondos para la bolsa de caridad Beato Marcelo Spínola  

Aquí, más que el deporte, los tiempos y el orden de llegada a la meta, prima la diversión, las risas... Mancharse y manchar. Es la única norma que cuenta en esta carrera. Saltar al compás de la música y, sobre todo, ser feliz mientras uno se embadurna de colorines: verde, amarillo, azul... Aunque sea solo por una mañana.

La colour run que organiza la hermandad de la Sagrada Oración en el Huerto con fines solidarios –la Carrera de la Felicidad, que lleva a cabo con la empresa C.I. Eventos de Color SL– ha celebrado esta  mañana su segunda edición con más de medio millar de participantes inscritos.

Mayores, niños, jóvenes... Todos han tenido su sitio en esta carrera no competitiva y de marcado carácter familiar que ha orbitado de nuevo en torno al parque Almirante Laulhé, desde donde han salido los corredores, donde ha estado la meta y donde se han concentrado tras su llegada para disfrutar del colorido y festivo final.

Los corredores de la Carrera de la Felicidad pasan por una de las estaciones de color. Los corredores de la Carrera de la Felicidad pasan por una de las estaciones de color.

Los corredores de la Carrera de la Felicidad pasan por una de las estaciones de color. / Ayuntamiento San Fernando

Con gafas de sol de colores, algunos con pelucas multicolores y con camisetas que animaban a ser happy, los participantes en la segunda Carrera de la Felicidad hortelana se han lanzado desde el Parque para recorrer los cuatro kilómetros de la prueba que discurrían en torno a la avenida León Herrero.

De cortar la cinta para dar el pistoletazo de salida a la prueba se ha encargado la propia alcaldesa, Patricia Cavada, e incluso algún que otro concejal –Fran Romero, Maite Lebrero, Antonio Rojas– se ha atrevido a repetir la experiencia para terminar de todos los colores.

La iniciativa, que se llevó a cabo por primera vez con gran éxito el año pasado, sirvió para recaudar fondos para la bolsa de caridad Beato Marcelo Spínola, desde donde se canaliza la acción social de la cofradía pastoreña. Pero, además, la federación de asociaciones de vecinos Isla de León ha aprovechado esta cita para recoger víveres para el banco de alimentos que gestiona el movimiento vecinal y que atiende a las familias más desfavorecidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios