conflicto de intereses Por problemas de ruido

Un futuro incierto se ciñe sobre la Peña Chato de La Isla

  • Tras varios meses de conflicto con un vecino de la zona, esta entidad se ve obligada a acometer unos costosos trabajos de insonorización a los que no puede hacer frente

Después de casi tres décadas en activo, la continuidad de la peña cultural flamenca Chato de La Isla está en el aire. Tras varios meses de conflictos con un vecino de la zona, los socios de este colectivo han recibido una notificación del Ayuntamiento de San Fernando por medio de la cual se les insta a realizar unos trabajos de insonorización que suponen un coste aproximado de 18.000 euros, una cuantía económica que, hoy por hoy, la peña no puede asumir. Así las cosas, el futuro de la entidad se plantea incierto.

Esta disputa comenzó en diciembre de 2010, durante el transcurso de una tradicional zambombá. "A raíz de la celebración de este popular evento, el vecino nos denunció tres veces en Urbanismo por exceso de ruido ", explica Juan Francisco. La cosa no quedó ahí. Durante todo este tiempo -algo más de un año- el afectado en cuestión ha acudido dos veces al Defensor de Pueblo Andaluz presentando las mismas quejas sobre esta asociación.

Ante estas acciones de presión, el Consistorio isleño se ha visto obligado a enviar una notificación a la peña isleña donde se les apremia a realizar las labores de insonorización del local -sita en la Plaza Emperador Carlos- para dar cumplimiento al reglamento de protección contra la contaminación acústica 326/2003, normativa que previene, vigila y corrige las situaciones de contaminación acústica por ruidos y vibraciones, cualesquiera que sean las causas que las produzcan, con objeto de proteger la salud de los ciudadanos, el derecho a su intimidad y mejorar la calidad del medio ambiente.

Así pues, una vez que la peña reciba la notificación -todo apunta a que será hoy- tendrá que ejecutar esta reforma imperativamente, si no se verá obligada a cesar su actividad en un plazo de 15 días.

La obra que exige el marco legal supone un desembolso inicial de 18.000 euros, "una cantidad inaccesible para nuestros socios en estos tiempos que corren", argumenta González. "Y es una pena que la única entidad que rinde homenaje a esta gran figura del flamenco tenga que cerrar sus puertas después de tanto tiempo en activo".

Si este colectivo echa el cerrojo, también se suspenderán todas las actividades que se llevan a cabo en sus instalaciones: "Los tres días de Carnaval que teníamos programados para estas semanas, las clases de flamenco, las de saeta, el concurso de villancicos, la lotería familiar de los viernes... En fin, todo".

En cualquier caso, la voluntad de los sesenta socios de la Peña Chato de La Isla es cumplir con el reglamento e insonorizar el local cuanto antes. De hecho, la entidad cuenta con ya con el informe del perito, pero no obtienen financiación bancaria, "así que estamos buscando alternativas para sufragar la inversión. Queremos organizar un festival benéfico para recaudar fondos y así realizar las mejoras que se nos requieren", comenta Francisco José Alonso, vicepresidente de la peña. "Después de 27 años esta peña no puede cerrar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios