San Fernando

El debate en torno a los azulejos en el centro se reabre tras un acto del 24-S

  • ¿Se pueden poner azulejos en el casco histórico o no? El homenaje a un diputado doceañista en la biblioteca Luis Berenguer, junto al Carmen, ha vuelto a plantear un tema muy espinoso

Comentarios 2

El Ayuntamiento ha colocado un azulejo conmemorativo en pleno casco histórico de la ciudad y a escasos metros de un inmueble histórico protegido como es la iglesia del Carmen, algo habitual que hasta hace pocos años se llevaba a cabo con total normalidad. También lo hacían hermandades, asociaciones, particulares en las fachadas de sus viviendas... Pero desde el área de Desarrollo Urbano, en aras de la preservación de la identidad del casco histórico y de su identidad, se ha intentado frenar en seco dicha costumbre. Y se ha hecho además con una normativa en la mano -la del Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Histórico (PEPRICH), elaborada y aprobada en anteriores mandatos- que es tajante al respecto y que apenas deja opciones al respecto. Se ha limitado a aplicar lo que dicho Plan Especial dice al respecto.

Hay quienes por ello se han visto obligados a retirar los retablos cerámicos que habían puesto en la fachada, aunque el caso más sonado fue el de la hermandad de la Caridad, a la que hace justo un año se le negó la autorización para colocar un azulejo en la fachada de la iglesia de San Francisco con el que quería recordar su 75 aniversario. Aquello, además, coincidió con la retirada del retablo del Sagrado Corazón de la fachada principal del Ayuntamiento con motivo de las obras de rehabilitación que se llevan a cabo desde hace más de dos años, una pieza que el Ayuntamiento cede a la Iglesia pero cuya reubicación, todavía hoy, sigue sin concretarse entre otras cosas por las tajantes restricciones que impone esta normativa.

El Ayuntamiento ha frenado la colocación de retablos cerámicos aludiendo al PEPRICH

De ahí que no haya pasado desaparecibido el gesto del Ayuntamiento para rendir homenaje al diputado Isidoro de Antillón y Marzo. El azulejo -regalo del Ayuntamiento de Eulalia del Campo, donde nació el diputado doceañista- fue colocado el pasado martes en la fachada de la biblioteca Luis Berenguer. Se trata, en todo caso, de una pieza de reducidas dimensiones. No obstante, desde el equipo de gobierno se asegura que su colocación en este caso se ajusta a lo que dice el Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Histórico (PEPRICH). Así lo explica la concejala de Desarrollo Urbano, Claudia Márquez, que recuerda -en primer lugar- que la biblioteca, cuya construcción se remonta a 1994, no es un edificio protegido. Es decir, que no figura en el catálogo de fincas cuya conservación se detalla en el PEPRICH.

Pero además su colocación obedece a "un acto singular" auspiciado desde el propio Ayuntamiento para conmemorar una efeméride, por lo que -sostiene Márquez- se aviene a lo que dice el Plan del Casco Histórico.

A pesar de todo, el gesto ha resultado chocante para muchos. La revisión el Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Histórico (PEPRICH) que acomete ahora el equipo de gobierno con la intención de propiciar un texto refundido que solvente las carencias y limitaciones de la normativa actual y favorezca el desarrollo comercial en el centro se quiere aprovechar para abordar también este problema de los azulejos y las placas conmemorativas.

Ayer lo recordaba nuevamente la concejala de Desarrollo Urbano. La idea que el equipo de gobierno tiene pasa por analizar las particularidades de cada caso antes de proceder a su autorización: el inmueble en cuestión, la zona del casco histórico en la que se encuentra, la singularidad y calidad de la obra, si se trata de un acontecimiento extraordinario que se quiere perpetuar... Cada petición se analizaría en su contexto antes de autorizar o denegar su colocación. Eso sí, se evitará su emplazamiento en las fachadas principales. "Tenemos un casco histórico muy singular en su conjunto", recordaba Márquez al aludir a la necesidad de preservarlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios