San Fernando

El contrato de casi 40.000 euros para Halloween despierta la polémica

  • Camposoto, donde la fiesta reina sin apoyo municipal alguno, reivindica su protagonismo

Preparativos para el montaje del cementario de los Lamela, en una imagen del año pasado. Preparativos para el montaje del cementario de los Lamela, en una imagen del año pasado.

Preparativos para el montaje del cementario de los Lamela, en una imagen del año pasado. / román ríos

El contrato de 37.800 euros que el Ayuntamiento ha licitado para ambientar el centro de la ciudad durante la noche de Halloween con actores y freak shows ha levantado una densa polvareda en los últimos días. La partida que el equipo de gobierno destinará este año a la tematización de la fiesta se ha puesto en el punto de mira: ¿Es demasiado dinero? Muchos creen que sí, que la apuesta del Ayuntamiento por potenciar la noche del 31 de octubre -queda poco más de un mes- va demasiado lejos por mucha gente que ese día haya en la calle.

Pagar casi 40.000 euros para que esa noche el centro de La Isla brinde un aspecto terrorífico convierte el auge de Halloween en algo demasiado forzado y artificial, sostienen. Como referencia bastan algunas cifras. Y hay comparaciones irresistibles, sobre todo si se mira a los 24.000 euros que se destinan en conjunto a las 27 hermandades que existen en La Isla (aunque el Ayuntamiento asuma también el montaje de la Carrera Oficial).

"Nosotros no vemos un euro ni hacemos esto por ánimo de lucro", dice la familia Lamela

En el otro lado están los que piensan que el retorno de la inversión justifica la cantidad empleada aunque solo sea para unas cuantas horas, ya sea por el animado aspecto que presenta la calle ese día -del que se nutren bares y locales de hostelería- o por la creación de esa 'marca' diferenciadora a la que aspira el equipo de gobierno con esta controvertida fiesta.

Pero el contrato de este Halloween oficial ha desatado también otra polémica que va más allá. Ya no se trata de debatir si conviene o no celebrar esta fiesta -esa discusión ya se ha superado en La Isla- sino de si este Halloween tiene que ser pagado (por el Ayuntamiento) o no... Porque el epicentro de esta fiesta sigue estando en el barrio de Camposoto, que esa noche sigue siendo una referencia y que cada vez atrae a más gente, de La Isla y de fuera.

El Halloween isleño nació, creció y se hizo famoso allí, en Camposoto. Fue su éxito el que animó al Ayuntamiento a copiar la propuesta y trasladarla al centro. Y Camposoto sigue llevándose de calle al público en la noche del 31 de octubre. Todo, además, se hace por iniciativa de los vecinos, que hasta ponen dinero de su bolsillo para ambientar el barrio en una noche que para ellos se ha convertido en algo muy especial. El ejemplo de la familia Lamela y su conocido cementerio -una trabajada ambientación que tiene lugar en una antigua huerta y que cambia de temática cada año para sorprender a los visitantes- se ha convertido sin duda en el escaparate del Halloween isleño. Y a excepción del primer premio del concurso convocado por el Ayuntamiento que ganaron el año pasado, dotado con 750 euros, nunca han recibido ayuda económica en los varios años que llevan con su particular cementerio, que puede visitarse esa noche gratuitamente.

"Nosotros no hacemos esto por dinero", apunta Fernando, que hace las veces de portavoz de la familia Lamela. Reconoce que están dolidos. Sobre todo porque en los últimos días hay quienes han asociado el contrato del Ayuntamiento de 37.800 euros a su iniciativa. "Nosotros no vemos un euro ni nos movemos por ánimo de lucro. Nunca lo hemos hecho", precisa. Es más, este año volverán a rascarse el bolsillo para su cementerio: maquillaje, caracterizaciones, máscaras de látex, lentillas... Todo cuesta dinero. Ya llevan varios días metidos en faena. Cuentan con el premio del año pasado y con el patrocinio de varias firmas comerciales que se han animado, pero aún así el presupuesto del montaje, claro está, va mucho más allá. La familia insiste: "Es que no lo hacemos por dinero".

Pero que el Ayuntamiento destine todos sus esfuerzos en potenciar otro escenario de Halloween frente a Camposoto tampoco sienta demasiado bien. "A nosotros, que se quiera gastar 37.800 euros en el centro nos da igual, pero la gente viene aquí -a Camposoto- a ver esto, a ver cómo el barrio se vuelca en esta noche de Halloween. Incluso vienen de fuera de San Fernando. Y la noche de Halloween es algo de aquí, de Camposoto", precisa.

Hay un Halloween 'verdadero' o 'auténtico' en el sentido de que es fruto de la espontaneidad y de la iniciativa de los vecinos frente a otro "pagado", contratado expresamente por el Ayuntamiento a una empresa especializada. A uno se destinan cerca de 40.000 euros y al otro prácticamente nada. "Quizá sería mejor concentrar todo Halloween en Camposoto", apuntan. No en vano, es su 'espacio natural'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios