San Fernando

Casi un centenar de detenidos por conducir ebrios durante 2008

  • La Policía Local interpuso además otras 86 denuncias por este motivo entre los meses de enero y noviembre de este año

La Policía Local actuó contra 178 conductores que dieron positivo en la prueba de alcoholemia a lo largo de 2008. De ellos, 92 fueron detenidos, porque su tasa superaba los 0,65 gramos de alcohol por litro de aire aspirado. Los otros 86 recibieron las correspondientes sanciones administrativas. En el primero de los grupos, además, se incluyen aquellas personas que, dando entre 0,65 y 0,25 (que es lo máximo permitido según se recoge en el Reglamento General de Circulación) estuvieron implicados en un accidente de circulación o que su estado influyera en la conducción. De este grupo fueron arrestados 13. Entre los detenidos también se encuentran cuatro personas que se negaron a realizarse las pruebas.

Pero el caso más llamativo, el que debe reseñarse por el alto grado de alcoholemia, es la detención de un hombre de 35 años, conductor de un ciclomotor, que registró 1,55 gramos de alcohol, seis veces por encima de lo establecido. Éste sujeto es uno de los 19 que, según datos de la Policía, estaba por encima del 1,01 gramos. El grupo inmediatamente anterior se ubica en la horquilla de 1 y 0,81. En ella fueron arrestados 29, el sector más numeroso. Hasta los 0,65 las detenciones se situaron en 27.

De los detenidos, 76 eran conductores de coche, 15 iban al frente de vehículos de dos ruedas y uno al volante de un camión. Entre los 18 y los 25 años se han producido 28 arrestos; hasta los 35, un total de 24 detenciones, unos menos que los situados entre los mayores de 35 y hasta los 50. Por último, se actuó en 15 conductores de más de 50 años.

En cuanto a las infracciones administrativas -aquellas en las que la tasa de alcoholemia está por debajo de 0,65 gramos de alcohol por litro de aire aspirado-, 27 personas se encontraban por encima de los 0,5; once, estaban entre esta cifra y 0,36 y 21 conductores se reparten entre los 0,25 y los 0,35. En este grupo también se enmarca aquellos que, debido a las características especiales de su trabajo o por tratarse de conductores noveles, no deben superar los 0,15 gramos. Sancionados en este colectivo fueron 27 personas.

Pero las sanciones, evidentemente, son distintas en función de la ingesta de alcohol producida. Así, los conductores con 0,15 como tasa máxima permitida, y aquellos que tienen como máximo 0,35 gramos de alcohol, deberán pagar una multa entre los 302 y los 420 euros y le serán retirados cuatro puntos del carné.

También perderán cuatro los ubicados inmediatamente por encima, aunque la sanción crece hasta los 500 euros. Seis puntos perdidos y 600 euros es la sanción hasta los 0,64 gramos. Por encima de esta cantidad, la acción es constitutiva de delito y supone la retirada del permiso de conducción e incluso de tres a seis meses de prisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios