Polémica Elías Ahuja, el gaditano que da nombre al colegio mayor de Madrid con expulsados por gritos machistas

Economía municipal

San Fernando mantiene el descenso de su deuda con los bancos

  • La ciudad cerró la primera mitad del año con una deuda viva de 16,8 millones de euros, aunque a esa cifra hay que sumar ahora un crédito suscrito de algo más de 5 millones suscrito

Una parte de San Fernando, en una imagen tomada en altura.

Una parte de San Fernando, en una imagen tomada en altura. / Román Ríos

San Fernando ha conseguido bajar este año 2021 su deuda viva hasta los 16,8 millones de euros. A esa cifra, sin embargo, ha de sumarse una operación de crédito suscrita en este ejercicio de algo más de 5 millones. "A final de año las amortizaciones permitirán que igualemos la cifra de 2020", precisa el concejal de Presidencia, Conrado Rodríguez, que destaca la gestión económica que desarrolla el equipo de gobierno porque les permite mantener un alto ritmo de inversión.

"Mientras otras administraciones, otros ayuntamientos, tienen que esperar subvenciones para realizar inversiones, al Ayuntamiento de San Fernando no le hace falta. Mantener las cuentas saneadas hace que podamos afrontar esas inversiones, aunque aspiremos a todas las subvenciones posibles", aclara el también responsable de Gestión Presupuestaria.

El Consistorio isleño nunca ha llegado a la situación económica de otras administraciones locales del entorno, aunque no ha estado exenta de dificultades. En 2012, por ejemplo, se acogió a un plan de ajuste de 22 millones de euros con el que se pagó a proveedores. Ahora terminan de pagar dos préstamos "superantiguos". "Los refinanciaron en 2007, seguramente para afrontar pagos de antes de 2000, con unos intereses mucho más altos de los de ahora", explica Rodríguez.

Los datos confirmados por el Ministerio de Hacienda fijan la deuda viva tras la liquidación de 2020 en algo más de 18,6 millones de euros. Son cifras similares en la provincia de Cádiz a las de Conil, pero se quedan muy lejos de los números de otros municipios del entorno como Cádiz (123,2 millones), El Puerto (79,8 millones), Puerto Real (76 millones), Chiclana (63,3 millones) o Rota (26,3 millones). También son mejores que las de Barbate (25), Chipiona (41), Arcos (56) o Sanlúcar (62), y por supuesto de casos significativos como los de La Línea (139 millones), Algeciras (214,1 millones) o Jerez (799 millones).

Ese dato de finales de 2020 confirma la tónica dominante en más de una década (a excepción del 2012 por el plan de ajuste), años en los que se ha ido amortizando la deuda con los bancos. En 2010, por ejemplo, la deuda era de 44,6 millones, ascendió a 56 en 2012 y prosiguió con una reducción constante: 5 millones menos un año después, 3,5 millones menos en el ejercicio 2014 y algo más de 3 millones al cierre de 2015 para quedarse en 44,8 millones. En los dos últimos mandatos en conjunto se ha rebajado en más de 26 millones de euros. El descenso más elevado fue en 2017 cuando se consiguió durante el año bajar más de 8 millones de euros. Como ejemplo de esta apuesta está el destino de hasta 4 millones del remanente de Tesorería de 2019 para el pago del último préstamo del plan de ajuste, tres años antes del plazo para ahorrar, según defendió el gobierno en mayo de 2020, en torno a 1,5 millones.

El 2021 se cerrará, calcula el equipo de gobierno, con cifras similares a las del año pasado a pesar de que en la primera mitad del año ha vuelto a reducirse. En concreto al último dato de deuda viva que aporta el Ayuntamiento, correspondiente al mes de junio, que es de 16.854.631,94 euros debe sumarse un crédito suscrito de casi 5,1 millones de euros. Todo dentro de los márgenes que, asegura Conrado Rodríguez, se permiten en la gestión municipal que pasa por "no asumir tanta deuda o tantos gastos que no se puedan afrontar en el año", deja claro.

El trabajo económico del Ayuntamiento se ha visto reflejado también en el mantenimiento a lo largo de los meses de un periodo medio de pago a proveedores que se sitúa por debajo del plazo legal de 30 días. Si bien el año pasado se cerró con una media de 21,6 días y los años anteriores de 25,3 (2019) o 28,34 (2018), desde principios de año, mes a mes, el informe del Ministerio de Hacienda eleva este tiempo por encima.

Si en abril marcó el peor dato, 34,78 días; en mayo fue el mejor del año con 30,71. El responsable de Presidencia lo achaca a un cambio en la fórmula de medición del Ministerio, que el Ayuntamiento aplica desde que recibió la orden. "Con el sistema nuevo se han sumado 30 días al plazo de la forma anterior, que incluso arrojaba datos negativos en algunos casos y por eso la modificación", puntualiza el concejal de Presidencia, que aclara que esta situación hace que desde la administración local "nos esforcemos más" para volver a colocarse en los márgenes establecidos para estas operaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios