San Fernando Las inversiones que se proyectan con el remanente chocan con el criterio de Intervención

  • La modificación de crédito que hoy va a pleno cuenta con su informe desfavorable

  • Entre las obras se incluyen la Casa Lazaga, el arreglo de las calles aledañas al Ayuntamiento y la adquisición de mobiliario para el edificio consistorial: más de 1,6 millones de euros 

El Ayuntamiento durante las obras. Entre las inversiones del remanente se incluye el mobiliario y el arreglo de las calles colindantes. El Ayuntamiento durante las obras. Entre las inversiones del remanente se incluye el mobiliario y el arreglo de las calles colindantes.

El Ayuntamiento durante las obras. Entre las inversiones del remanente se incluye el mobiliario y el arreglo de las calles colindantes. / Román Ríos (San Fernando)

Las obras de consolidación que precisa la Casa Lazaga para frenar su acuciante deterioro, el arreglo de las calles aledañas al Ayuntamiento para complementar la rehabilitación y la adquisición del nuevo mobiliario que necesita el Consistorio tras las obras llevadas a cabo en los últimos tres años. Son las tres inversiones que el gobierno municipal planea ejecutar con cargo al remanente de Tesorería correspondiente al ejercicio de 2018 y que hoy se tratarán en el pleno.

Su aprobación está garantizada tras el pacto de gobierno que PSOE y Cs han suscrito, que les asegura con la suma de 13 votos el absoluto dominio del pleno. Sin embargo, la operación que implica estas inversiones propuestas –la modificación de crédito correspondiente– cuenta con la fiscalización desfavorable de Intervención al considerar que "produce desequilibrio presupuestario inicial" en más de 1,9 millones de euros.

Además, señala el interventor, la cuantía reservada a la amortización de la deuda supone solamente el 6,72% del remanente utilizable, lo que rompe la tendencia iniciada en el ejercicio de 2013 para amortizar anticipadamente los préstamos completos del plan de ajuste de 2012-2022. De ahí que informe desfavorablemente el expediente tramitado para la aprobación de crédito de estas inversiones: el arreglo de la Casa Lazaga, de las calles que rodean al Ayuntamiento y la adquisición del mobiliario para el Palacio Consistorial.

Con este informe, Intervención deja clara su postura respecto a la utilización del remanente, que difiere abiertamente de la del equipo de gobierno. Es partidario de que en su mayoría se utilice esta cuantía de ejercicios anteriores para amortizar la deuda que tiene el Ayuntamiento. Sin embargo, el ejecutivo considera que la situación económica del Ayuntamiento permite destinar este dinero en su mayor parte a inversiones. Sobre todo, cuando la deuda viva ha pasado en los últimos cuatro años de 47 a 29 millones.

Es partidario de destinar una mayor cuantía a amortizar la deuda del Consistorio

La propuesta que el equipo de gobierno lleva a pleno destina la mayor partida –hasta 700.000 euros– para afrontar las obras de consolidación que la Casa Lazaga necesita con urgencia desde hace años para contrarrestar su evidente abandono. A pesar de la elevada cuantía, se trata solo de una parte de la inversión que este emblemático edificio, una de las joyas del patrimonio local, necesita para su recuperación. La idea del equipo de gobierno es ponerla a punto con la idea de atraer a inversores privados con capacidad para dar un uso a este edificio de titularidad municipal.

Al arreglo de las calles colindantes al Ayuntamiento –Isaac Peral, Hermanos Laulhé, Calderón de la Barca y un tramo de la plaza del Rey– se quiere destinar un total de 595.000 euros del remanente con esta misma operación. Sería una actuación complementaria a las obras de rehabilitación del edificio consistorial que llevan tres años en marcha y que ahora afrontan ya su recta final.

Precisamente, la tercera de las inversiones a ejecutar con el remanente que hoy van a pleno se vincula también a la gran obra del Ayuntamiento y a su terminación. Se trata de la adquisición del mobiliario que el flamente edificio necesita para su correcto funcionamiento una vez que acabe la rehabilitación y que los diferentes servicios y áreas administrativas regresen a su emplazamiento original. El importe alcanza hasta 300.000 euros, según la propuesta que va a pleno. A la amortización de deuda, sin embargo, se destina 334.303,58 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios