San Fernando

La Sala Muelle sigue abierta a pesar de la orden de cierre

  • Ha recurrido tanto el decreto del Ayuntamiento que le retira la licencia como la resolución previa de la Junta 

  • El Ayuntamiento se mantiene firme en su postura 

Imagen de la Sala Muelle, que se ubica en el polígono de Fadricas. Imagen de la Sala Muelle, que se ubica en el polígono de Fadricas.

Imagen de la Sala Muelle, que se ubica en el polígono de Fadricas. / Román Ríos

La Sala Muelle sigue abierta y en funcionamiento a pesar del decreto que el Ayuntamiento isleño firmó a mediados del mes de agosto ordenando el cierre y el cese de la actividad en estas instalaciones ubicadas en el polígono industrial de Fadricas argumentando que "encubre un negocio de prostitución bajo la apariencia de hostal".

La concejala de Desarrollo Urbano, Claudia Márquez, ha reconocido que los propietarios del negocio han recurrido tanto la orden dictada desde el Ayuntamiento, que deja sin efecto la licencia otorgada en su momento, como la resolución de la Junta que se tramitó en paralelo y que supuso la retirada de este establecimiento del Registro de Actividades Turísticas de Andalucía.

De hecho, han interpuesto un contencioso administrativo contra la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, que es la que certificó que el establecimiento, registrado con licencia de actividad hotelera, no realizaba ninguna actividad como alojamiento turístico, lo que a su vez dio luz verde al Consistorio isleño para retirarle la licencia. 

También han presentado, dentro del plazo administrativo correspondiente, alegaciones contra el decreto del Ayuntamiento para evitar perder la licencia y seguir en funcionamiento.

"Han recurrido. Han presentado alegaciones y ahora mismo estamos estudiando la mejor forma de afrontar dichas alegaciones", explica Márquez, que admite que los propietarios del negocio están utilizando todas las herramientas administrativas y legales que tienen a su alcance para evitar el cierre.

Mientras dichos recursos se resuelven, la sala sigue funcionando con normalidad a pesar de que muchos isleños daban por hecho su cierre desde que el Ayuntamiento lo anunciara hace ya mes y medio.

No obstante, para el equipo de gobierno, estos recursos –aunque alargan más el proceso– no suponen ningún cambio con respecto a su postura ante estos establecimientos. Están decididos a que la Sala Muelle desaparezca de La Isla.

"Estamos luchando por ello desde antes incluso de que abriera sus puertas", sostiene Claudia Márquez.

El establecimiento disponía hasta el pasado mes de agosto de licencia como hostal-pensión con uso asociado de salón de celebraciones y bar. No obstante, a tenor de las inspecciones de la Junta –trabajando en paralelo con el Ayuntamiento– "se ha demostrado que no cumple con esos requisitos ya que encubría un negocio de prostitución y, por tanto, se ha procedido a la cancelación de la inscripción en el registro oficial", según explicaba el equipo de gobierno en el pasado mes de agosto.

Una vez eliminado del Registro de Turismo de Andalucía se continuó con el procedimiento local que se había iniciado prácticamente desde el inicio de la apertura del mencionado establecimiento a principios de 2017. De ahí, que el Ayuntamiento isleño procediera a la firma del decreto por el que se dejaba sin efecto la autorización municipal para el ejercicio de la actividad hotelera, que no es posible si no está incluida en el Registro de Actividades Turísticas de Andalucía. Esto conlleva el cierre de la actividad de sala de fiestas y bar al ser complementaria del uso como hostal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios