San Fernando

Siempre llueve en el Cerro... ¿O no?

  • El mal tiempo acompaña a la romería por definición. Es, al menos, lo que suele decirse en La Isla pero, ¿realmente es así? 

Imagen de las celebraciones en el Cerro del año pasado. Imagen de las celebraciones en el Cerro del año pasado.

Imagen de las celebraciones en el Cerro del año pasado. / Román ríos

Su fama le precede: siempre llueve en el Cerro. La romería de los copatronos de La Isla, San Servando y San Germán, suele a menudo tener que capear los temporales al celebrarse en una fecha clave del otoño en la que las precipitaciones son bastante habituales.

Tampoco este año se escapa de la incertidumbre. Aunque en un principio no se teme por la fiesta que La Isla celebra mañana hay cierta probabilidad de lluvia para la jornada y, sobre todo, para las vísperas, lo que podría influir en las condiciones del terreno para la procesión y la romería que se desarrolla en torno a la ermita y para los distintos actos lúdicos que se organizan desde la concejalía de Fiestas.  

Pero, ¿de verdad tan a menudo se ha visto el Día del Cerro empañado por la lluvia? 

Lo cierto es que no. O no del todo. Si echamos un vistazo a la hemeroteca podemos comprobar que en los últimos 20 años -desde 1998- solo se ha llegado a suspender la romería en tres ocasiones a causa del mal tiempo. Una en 2003, cuando la Bahía sufrió un durísimo temporal por estas fechas. Y otra en 2015, cuando el Ayuntamiento optó por suspender la fiesta un día antes dados los pronósticos de lluvia que se manejaban para la jornada. Las previsiones, al final, no se cumplieron, lo que le costó no pocas críticas al recién estrenado equipo de gobierno de Cavada.

Al año siguiente, además, el Ayuntamiento volvió a verse en la mista tesitura y, aunque en esta ocasión aguardó hasta última hora para tomar una decisión, no tuvo más remedio que suspender todos los actos previstos en 2016 y celebrar la misa dedicada a los copatronos en el interior de la parroquia del Buen Pastor. La Asociación Hípica La Isla, que desde su fundación participa activamente en la romería, también aplazó las actividades previstas para ese día, aunque las celebró al siguiente fin de semana. 

Pero al margen de estas tres ocasiones, en las últimas dos décadas la lluvia solo ha empañado la celebración del Día del Cerro otras cinco veces: en 1999, 2002, 2006, 2011 y 2012. Claro que en estas ocasiones se siguió adelante con la procesión de los santos copatronos y a menudo con otras actividades previstas para la jornada de fiesta. El resultado, sin embargo, fue bastante negativo, como relatan las crónicas. El mal tiempo relegó a los isleños a sus casas y estas fiestas del Cerro pasaron más bien sin pena ni gloria. Eso sí, se celebraron. 

Las restantes 13 ocasiones -en 20 años- el Cerro ha estado bendecido por un radiante sol de otoño e, incluso, ha disfrutado de romerías que han sido prácticamente veraniegas, como ocurrió por ejemplo en 2013 o en el año 2001, que fue además el primero en el que dejó de ser fiesta local y pasó a celebrarse en la jornada del domingo más próximo al día de los copatronos.   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios