Nueva ley Los animales domésticos pueden entrar desde hoy en estos transportes y edificios públicos

Salinas

El Pleno de San Fernando reclama que las administraciones recuperen las vueltas de afuera de las salinas

Una vuelta da afuera de la salina La Calavera destrozada, en una imagen de archivo.

Una vuelta da afuera de la salina La Calavera destrozada, en una imagen de archivo. / Ayuntamiento San Fernando

"Sin vueltas de afuera no habrá ni acuicultura, ni biodiversidad, ni Parque Natural, ni defensa de la ciudad". Con esta frase termina la declaración institucional que firma el Pleno del Ayuntamiento de San Fernando. Gobierno y oposición se unen para reclamar al Gobierno central y al Gobierno andaluz que se impliquen, en un "momento trascendental": la transferencia de fondos europeos. Entre otras cuestiones, demandan una categorización específica para las salinas por su vulnerabilidad frente a las marismas.

San Fernando está envuelto en un anillo de humedales naturales de tipo costero, plazas, marismas y salinas de manera directa o indirecta por los caños. Hasta 25 salinas se conservan en su paisaje y permiten el control de la circulación y el almacenaje del agua de marea para la explotación de recursos marinos, sal y pescado. Pero además estos ecosistemas naturalizados tienen una función ecológica como sumideros de CO2 y protección de la biodiversidad. "Los muros perimetrales, las vueltas de afuera, son barreras, diques de contención que definen el dominio público marítimo terrestres y a la propia ciudad", leía durante la sesión plenaria la alcaldesa, Patricia Cavada.

La despreocupación durante años de las administraciones competentes, advierten, han llevado al estado actual de algunos de estos espacios salineros y de sus vueltas de afuera. La situación jurídico administrativa es compleja, admiten, porque la tramitación depende de distintas administraciones. Eso provoca deterioros, muros desaparecidos y peligro.

El informe de diagnóstico realizado por técnicos municipales hace unos años advierte del mal estado de las salinas, de su paulatina y progresiva degeneración y de la pérdida de zonas completas de las vueltas de afuera. Es visible en la isla de terreno salinero entre el caño del Carrascón y el caño de Sancti Petri. En los puntos más conflictivos, pedían, que se actuara y se reconstruyeran los muros, "porque afecta de forma directa a la seguridad del núcleo urbano y sus habitantes". Nueve son las salinas con más desgaste: San Vicente, San Juan Bautista, San Cayetano, Los Ángeles de san Cayetano, Belén y Ánimas, San Salvador, La Calavera, San Adolfo y Santa Leocadia Este y Sagrado Corazón.

La declaración institucional también citaba a un informe de la Fundación CTAQUA que menciona hasta 32 salinas antiguas: 22 en desuso; solo dos dedicadas a la explotación de sal, una que lo compagina con la restauración; y el resto con autorizaciones de cultivos marinos. Igualmente apunta a que el 70% del término municipal de San Fernando está en Parque Natural, hasta 2.000 hectáreas de las que solo se aprovechan 900 a pesar de su alto valor ecológico, de su potencial para usos sostenibles.

En ese contexto, defiende el Pleno, es "prioritario" tomar medidas para frenar el estado de degradación de esta infraestructura que, una vez más se repite, protegen de la subida del nivel del mar, "que dejen de ser las grandes desconocidas y olvidadas por las administraciones responsables de atajar su mal estado".

El foco se pone en el mal estado de las vueltas de afuera que preocupa a los vecinos que viven en las zonas más cercanas como La Almadraba o una parte de la Ronda del Estero. "La falta de mantenimiento hacen que se fragmenten y den de cumplir función de contención del mar", abundan. Ya puede comprobarse con las mareas más altas o con el temporal Emma que azotó la costa gaditana hace unos años. "El agua sobrepasa las zonas degeneradas", se precisa. Así, CTQUA, la Universidad de Cádiz y la junta rectora del Parque Natural ya han alertado de la necesidad de intervenir en estos muros para proteger a San Fernando del cambio climático.

La previsión es que en 10 años el nivel del mar suba 20 centímetros lo que afectará a las viviendas de La Almadraba, a la actividad salinera y de acuicultura con la pérdida de la biodiversidad del Parque Natural. Por eso, el Ayuntamiento presentó alegaciones el año pasado al borrador de la Estrategia para la Protección de la Costa de la provincia de Cádiz ante el Cambio Climático al no considerar prioritaria la intervención en la Bahía de Cádiz. Eso contradice a los expertos y organizaciones científicas que consideran a la Bahía, San Fernando y la plaza de Camposoto una de las zonas más críticas ante la subida del nivel del mar.

Entre otras cuestiones se pide una nueva categorización de las salinas por las diferencias con las marismas, especialmente por su vulnerabilidad ante la subida del nivel del mar y las inundaciones. Eso permitiría un cuidado específico, más oportunidades para su mantenimiento y desarrollo.

El momento actual se considera "trascendental" por la transferencia de fondos europeos que pueden contribuir a solucionar el problema. "Si no se actúa pronto estaremos ante una catástrofe medioambiental que provoque daños irreversibles en estas explotaciones marinas, en la biodiversidad y lo que aún es más dramático y tenemos obligación de evitar, en las personas que residen en las viviendascolindantes a estas zonas", 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios