Informe sobre estado de las vueltas de afuera de las salinas de San Fernando Una solución que el Estado debe financiar

  • El informe municipal, que secunda el gobierno, considera que la actuación es una Obra de Interés General del Estado

Vuelta de afuera de la salina La Calavela, que muestra un fuerte deterioro.

Vuelta de afuera de la salina La Calavela, que muestra un fuerte deterioro. / Ayuntamiento San Fernando

El informe de los técnicos municipales sobre el estado de las vueltas de afuera centró buena parte del último Consejo Local de Medio Ambiente del que forman parte gobierno y oposición, representantes de ecologistas, vecinos y diversas entidades, los acuicultores (CTAQUA), de los centros educativos y la Universidad, o del Parque Natural Bahía de Cádiz. En este encuentro se puso de manifiesto la necesidad de intervención urgente para reconstruir estos muros protectores, y se trataron asuntos esenciales como las condiciones para esta rehabilitación, en cuanto a la calidad de los materiales que serían necesarios en la intervención; o la propia financiación de las obras.

Para el gobierno municipal, que incluso se basa en el propio estudio de los funcionarios, estos trabajos debe ejecutarlos el Estado, a través del recién creado Ministerio para la Transición Ecológica y por tanto la Demarcación de Costas Andalucía Atlántico. Debe ser, recalca el informe, "Obras de Interés General del Estado", de ahí que la financiación también deba correr de su parte. Compete al Estado, abunda el equipo de gobierno, aunque ocho de las nueva salinas con deterioro en sus vueltas de afuera se ubiquen en el ámbito de actuación de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (Edusi), a excepción de la salina San Salvador situada en el caso interior de la bahía.

El documento redactado por personal de la Concejalía de Desarrollo Sostenible se ha remitido a Costas como una información esencial sobre la realidad del litoral isleño con la que debe contar el Estado para incluir en su estrategia de intervención en la Bahía de Cádiz. El propio organismo pidió en su ronda de contactos con distintas administraciones propuestas. El texto lo recoge: deben reconstruirse con una altura suficiente para soportar la subida del nivel del mar que plantean los científicos por el calentamiento del planeta; deben reforzarse por el exterior con los taludes de piedra correspondientes; y deben cubrirse con vegetación que eviten la erosión del muro.

El mantenimiento de estos espacios y su actividad favorece una economía sostenible, pero también la conservación de la biodiversidad del lugar, además de ser sumideros importantes de CO2.

Frente a la reconstrucción que en algunas salinas se ha realizado con escombros, principalmente por una cuestión económica, la solución final para la rehabilitación pasará por estudiar las necesidades de cada una de las salinas, para definir qué materiales se debe usar en cada caso. Precisamente, el protocolo firmado con la Salina San Vicente –también otro con CTAQUA– busca la colaboración para trabajar en esa recuperación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios