Informe sobre el estado de las vueltas de afuera de las salinas de San Fernando ¿Qué salinas sufren deterioro en sus vueltas de afuera?

  • Un informe de técnicos municipales de Desarrollo Sostenible concreta las salinas isleñas que tienen dañadas sus vueltas de afuera

Salina San Vicente, tomada hace unos días. Salina San Vicente, tomada hace unos días.

Salina San Vicente, tomada hace unos días. / Román Ríos

Hasta nueve salinas de San Fernando, de las 25 existentes en el término municipal, sufren deterioro en sus vueltas de afuera, esos muros perimetrales que la cierra al mar (en la zona de la playa de Camposoto o en el saco interior de la Bahía de Cádiz) o el caño de Sancti Petri. El informe de Desarrollo Sostenible recoge su estado actual y las recomendaciones que los técnicos hacen para que estos terrenos marismeños no corran peligro, tanto ahora por que la erosión empeore con los temporales, con las mareas excesivas, como en el futuro por el incremento del nivel del mar.

El estudio identifica esas nueve salinas más perjudicadas y de cada una detalla una ficha con diversa información. Son estas:

Salina San Vicente

La salina San Vicente necesitaría la intervención en más de un kilómetro de vueltas de afuera, en concreto en 1.120 metros. Situada en el noreste de la ciudad, junto a la barriada Bazán, y lindando con el caño de Sancti Petri, su concesionario –Salinas y Celebraciones San Vicente SL–, mantiene la explotación de sal, además del cultivo esporádico de peces en extensión y una actividad de restauración, como lugar de eventos. Las comprobaciones de los técnicos detectaron en sus muros perimetrales diferentes situaciones, pues aunque no están desmantelados presentan una cota baja en algunos puntos. En su caso son muros anchos por los que puede pasar maquinaria, en los que se ha actuado para elevarlos con escombros. Pero falta la escollera de piedra. Su rehabilitación consistiría en el recrecido de la estructura por encima de la cota de la máxima marea conocida, más el añadido necesario por la subida del mar que se prevé con el cambio climático (al menos un metro); el refuerzo de la escollera y el recubrimiento con vegetación.

La salina San Vicente, en una imagen de archivo. La salina San Vicente, en una imagen de archivo.

La salina San Vicente, en una imagen de archivo. / Rioja

Salina San Juan

La salina de San Juan, a escasos metros de distancia de la anterior, tiene los mismos parámetros de ubicación, por lo que igualmente se considera que está dentro del ámbito de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (Edusi), de recuperación del borde este de la ciudad. Sus vueltas de afuera tienen una longitud de 850 metros, aunque no presentan un fuerte deterioro por la implicación de su concesionario, Cupimar, que la destina a cultivo de preengorde de especies, y por la existencia de una isleta natural anterior a la vuelta de afuera que la protege de la erosión. A pesar de todo ello se recomienda también el recrecido del muro y el fortalecimiento de la escollera.

Salina San Cayetano

Cupimar también cuenta con la gestión de la salina San Cayetano, en la Ronda del Estero y el Caño del Carrascón, que dedica al cultivo de peces en extensivo y como vivienda, con el uso de la antigua casa salinera. El Ayuntamiento de San Fernando es concesionario del 10%. Sus vueltas de afuera, de hasta 850 metros y que coinciden con parte del trazado del sendero del Carrascón, presentan zonas descarnadas en el talud exterior, de ahí que se plantee el refuerzo de la escollera y la recuperación de la vegetación con halófitas. En este caso, será objeto de actuación dentro del plan de mejoras del Sendero del Carrascón. Por supuesto, está dentro del ámbito de la Edusi, en pleno borde este.

Salina Los Ángeles de San Cayetano

Imagen de los años 90 de la salina Los Ángeles de San Cayetano. Imagen de los años 90 de la salina Los Ángeles de San Cayetano.

Imagen de los años 90 de la salina Los Ángeles de San Cayetano. / Rioja

Poco más de 1,5 kilómetros de vueltas de afuera tiene la salina Los Ángeles de San Cayetano, que tiene los mismos síntomas en su muro perimetral que la anterior, y por tanto la solución antes expuesta. También se centra en el cultivo de peces en extensivo.

Salina de Belén y Ánimas

En el ámbito de la Ronda del Estero se sitúa la salina de Belén y Ánimas, de los Herederos de Jesús Martínez, que en los años 80 fue sometida a un relleno, por lo que el suelo está aterrado y ha perdido la lámina de agua. La escollera está reforzada con bloques de hormigón, lo que los técnicos aseguran provoca un fuerte impacto visual. Su recomendación es reconstruir esa escollera para que esté más integrada en el entorno y la revegetación.

Terrenos de la antigua salina de Belén, sin lámina de agua. Terrenos de la antigua salina de Belén, sin lámina de agua.

Terrenos de la antigua salina de Belén, sin lámina de agua. / Rioja

Salina San Salvador

Junto al muelle de Gallineras, en la zona sureste y ya en Parque Natural, Herederos de Jesús Martínez tiene la concesión de la salina San Salvador en la que gestiona el cultivo de peces en extensivo. Sus vueltas de afuera, de una longitud de 800 metros, no están desmanteladas, y aunque se trata de un muro ancho por el que puede transitar maquinaria tiene una cota baja. La escollera del talud exterior está reforzada con escombros con piezas grandes de hormigón. En esta zona se hizo un acopio de escombros seleccionados por el Ayuntamiento para combatir las inundaciones de la primavera de 2018. La subida de la altura del murete teniendo en cuenta las previsiones de subida del nivel del mar, la sustitución de la escollera por una de piedra para evitar el impacto visual actual y la plantación de vegetación son las pautas sugeridas.

Salina La Calavera

La salina La Calavera (también La Carabela), en la zona sur del municipio, coincidiendo con la playa de Camposoto –y por tanto afecto a Parque Natural–, tiene unos 3 kilómetros de vueltas de afuera, entre las de la zona externa que da al caño Sancti Petri (1.850 metros) y las que se abren hacia el caño interior (1.150 metros). Acuinova Andalucía era el anterior concesionario, pero actualmente no tiene derechos con un expediente de reversión de la concesión incoado. Abandonada, sufre una rotura de varios metros en dos tramos distintos de sus muros protectores. "Con procesos erosivos muy graves, al estar en la orilla del caño Sancti Petri la brecha va a seguir abriéndose", advierten literalmente los técnicos. Por eso hablan de una "actuación urgente de reconstrucción".

Salinas San Adolfo y Santa Leocadia Este

También están abandonadas las salinas San Adolfo y Santa Leocadia Este, en el ámbito de la playa y en el Parque Natural, de las que José Luis Molinero es concesionario. Sus muros perimetrales presentan descarnes y troneras en la estructura que no han llegado a romperse del todo. Su rehabilitación de nuevo necesita el recrecido del muro, el refuerzo de la escollera y la plantación de halófitas.

Salina Sagrado Corazón

La única salina que necesita intervención y que queda fuera del ámbito Edusi es Sagrado Corazón, en el saco interior de la Bahía, es decir en la zona oeste, junto a Bahía Sur. Son 460 metros de vueltas de fuera destruidas casi al completo, por lo que el agua inunda la salina. Unión Salinera de España, del grupo Salins Francia, tiene sus derechos aunque por supuesto no tiene actividad alguna. La reconstrucción del muro, el refuerzo de escollera y la revegetación son la receta para su recuperación.

La salina Sagrado Corazón, en una imagen de los años 90. La salina Sagrado Corazón, en una imagen de los años 90.

La salina Sagrado Corazón, en una imagen de los años 90. / Rioja

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios