Condenado Intentó asesinar a un hombre en Chipiona con un artefacto explosivo casero camuflado en una caja de puros

San Fernando

IU no quiere el nombre de San Fernando para La Isla

  • La formación propone un referéndum entre los ciudadanos para votar el cambio y dejar atrás una denominación que rinde homenaje al rey "que reinstauró el absolutismo monárquico de una dinastía borbónica que dista mucho de ser ejemplar" 

Maceros del Ayuntamiento de San Fernando a las puertas del Teatro de las Cortes, en un 24 de Septiembre anterior.

Maceros del Ayuntamiento de San Fernando a las puertas del Teatro de las Cortes, en un 24 de Septiembre anterior. / Román Ríos (San Fernando)

Izquierda Unida no quiere que la ciudad siga llamándose San Fernando. No quiere que tenga un nombre de santo ni de uno de los peores reyes de la historia de España. 

Así lo ha afirmado aprovechando las vísperas de un nuevo aniversario de Las Cortes de 1810. La formación, que coordina en la localidad Gonzalo Alías, cree que no puede demorarse por más tiempo el cambio para recuperar el nombre de La Isla en lugar de "una denominación que eleva a la categoría de santo a Fernando VII, precisamente el rey que vino a cargarse la Constitución de 1812 y que reinstauró el absolutismo monárquico de una dinastía borbónica que dista mucho de ser ejemplar". 

IU se refiere a Fernando VII, en cuya memoria al ciudad recibió su actual nombre por parte de Las Cortes en 1813, como "un personaje que ha pasado a la historia por motivos que distan mucho de los valores democráticos y constitucionalistas que caracterizan la historia de nuestra ciudad".

"No se trata de un cambio vacío de una denominación por otra. Nuestra propuesta es ambiciosa porque también incide en hacer pedagogía acerca de la necesidad de aspirar a un nuevo de modelo de participación y gestión que se aleje de las actuales políticas de parcheo que unen a populares, susanistas y andalucistas", afirma Gonzalo Alías. 

Para Izquierda Unida, recuperar La Isla posee una fuerte connotación de futuro: "Una ciudad que ofrezca un patrimonio histórico, ambiental y cultural como ejes identificativos, una ciudad que defiende sin ambages los derechos humanos, una ciudad donde el comercio y negocios locales no se vean sobrepasados por la fuerza de franquicias y multinacionales", apostilla. 

Devolver el nombre de La Isla a la ciudad después de más de dos siglos, para IU, llevaría aparejado también "un compromiso por la municipalización de los servicios públicos básicos, una agenda social ciudadana y la existencia de espacios de trabajo conjunto del gobierno local con el movimiento vecinal", según Alías.

Según IU, el nombre de San Fernando responde a "un modelo caduco, de conformismo y sin ambición". "La Isla ha de ser una ciudad que ofrezca atractivos que vayan más allá del sol y playa. Que atraiga turistas con intereses en el valor medioambiental, arqueológico, cultural, de investigación, con espacios donde desarrollar encuentros, estudios… Que cuando se mencione La Isla se tenga claro que se está hablando de una ciudad costera con valores que van más allá del turismo tradicional", señala la formación, que carece de representación en el Ayuntamiento isleño. 

Para Izquierda Unida, la celebración de este 24 de Septiembre se presenta como  la ocasión idónea para poner encima de la mesa este debate con una primera propuesta: la elaboración "en serio" de un plan estratégico, "un plan que requiere voluntad y decisión por parte del gobierno local legal y legítimamente constituido, un proceso de cambio de denominación que debe contar con la aprobación de la ciudadanía vía referéndum, pues la democracia participativa también debe ser el hecho diferencial del nuevo modelo propuesto por Izquierda Unida".

El plan estratégico para recuperar La Isla, prosigue IU, "debe recoger los objetivos y las orientaciones de cara a unas actuaciones que se desarrollarían a medio y a largo plazo". En este sentido, Izquierda Unida propone que los trabajos en la elaboración de un plan de este tipo "deben servir de soporte al proceso de reflexión colectiva y de participación social para movilizar a la población de La Isla en pos de un futuro mejor".

"Nuestra ciudad carece de un modelo definido que la dote de una identidad clara. La gestión pública se basa en la externalización, el parcheo, la opacidad, el clientelismo, la improvisación y la falta de humildad. Ni siquiera los plenos del Ayuntamiento son espacios de debate constructivo y toma de decisiones de lo cotidiano. Nuestra ciudad requiere ilusión, ambición y participación. Una participación que no excluya a la juventud y a la infancia, porque en ellos está el futuro. Y el futuro está en La Isla. Vayamos a por ella", afirma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios