JESÚS PECCI. ENTRENADOR DEL GRUPO DE EMPRESAS BAZÁN

"Disfrutar y pasarlo bien es la norma marcada "

  • El técnico bazanero afirma que el objetivo es lograr la permanencia Para el entrenador, la plantilla está compensada y lista para el trabajo

No hace falta estar mucho tiempo junto a él para conseguir analizarlo. Habla continuamente de fútbol y respira el deporte rey por los cuatro costados. Reconoce que es su pasión, que le gusta desde siempre y eso, cuando uno es un apasionado de lo que quiere, se transmite con rapidez. Es Jesús Pecci, un joven entrenador que tiene este año la oportunidad que le ha brindado el destino -y, por supuesto, el trabajo- de entrenar en Primera Andaluza. Y lo hace repleto de ilusión, de ganas, de entusiasmo y de cumplir un reto, el de disfrutar y hacer disfrutar con su equipo.

-¿Cómo te encuentras?

-Para decirle la verdad, loco por que esto comience ya. La pretemporada tiene muchos matices y lo cierto es que sirve, de manera importante, para comenzar a fraguar la temporada, pero a los que estamos dentro nos gusta la competición oficial, el desafío, la Liga en su estado puro. Por eso, solamente tengo ganas de que llegue el domingo lo antes posible.

-¿Y el equipo?

-En la misma línea pienso yo. El hecho de disputar un trofeo en julio adelantó el trabajo y llevamos algunas fechas de más. No es malo, pero sí se notan las ganas de dar comienzo a la temporada y de que comience a rodar el balón.

-¿Qué es lo que se va a encontrar el aficionado que venga este año a ver al Bazán?

-Pues se va a encontrar a un equipo con unas ganas tremendas de hacerlo lo mejor posible. No podemos engañar a nadie y nosotros somos un equipo humilde de la categoría, un equipo que buscará, en primera instancia, la permanencia por tercera vez consecutiva y un equipo que buscará el hacer un fútbol atractivo, jugando la pelota, con intensidad y sabiendo defender que es lo más importante de todo esto.

-¿Sabe el listón con el que parte?

-Y soy consciente de que el año pasado se hizo una gran temporada, que el Bazán fue el equipo revelación del grupo y que se hizo historia al terminar en la posición en la que se finalizó. Pero ahora es borrón y cuenta nueva. No vamos a renunciar a nada, por supuesto, pero vamos a buscar los 35 ó 36 puntos que nos hacen falta para mantener la categoría. Si éstos llegan temprano, seguiremos mirando hacía delante.

-No ha cambiado mucho el grupo. ¿Tiene confianza en los que el año pasado lo hicieron tan bien?

-Mire, el Bazán no es un equipo hecho el año pasado, ni el anterior. El Bazán es un equipo de un grupo de jugadores que llevan cinco o seis temporadas juntos, con algunos retoques, algunas incorporaciones y jugadores que van y vienen. No tenía sentido el cambiar algo que estaba bien. Uno intenta transmitir su filosofía, pero está claro que el grueso del equipo continúa un año más. Yo me reuní con ellos, cuando tomaron la decisión de hacerme entrenador del Bazán, y les dejé muy claras mis intenciones, y ellos las suyas. Creo que de esa reunión ha salido la base de la temporada.

-¿Cuál es la filosofía de la que nos habla?

-Pues el trabajo, la constancia, las ganas y la ilusión. La norma marcada es disfrutar y pasarlo bien, porque este deporte es un juego, un juego que a los que lo hemos practicado nos ha gustado jugar. Si todo el mundo disfruta con el fútbol, por qué no lo vamos a hacer desde un equipo en esta categoría.

-Habla de la gente que le rodea, otro grado de satisfacción para usted. ¿Cómo es el grupo técnico que trabaja contigo?

-Pues espectacular. Jesús Horrillos es el preparador físico del equipo y he encontrado en su persona una ayuda enorme, al igual que el delegado Nono y Paco Mainé, que es el encargado de entrenar a los porteros. El Bazán es una familia y, como tal, se trabaja con un cariño especial. No cabe duda, y eso no se le escapa a nadie, que como en toda buena familia hay los roces típicos, pero quedan rápidamente subsanados. Eso ocurre tanto dentro del club, como en el plantel.

-Cuénteme cómo llegó al Bazán.

-Fue Noly el que se puso en contacto conmigo. Él, ante los problemas de salud que tiene Jesús Betanzos, ha cogido las riendas del club y lo cierto es que llegamos a un rápido acuerdo. Puse mis condiciones, pero está claro que estaba deseoso y deseando coger al equipo y no lo dudé ni un instante.

Sigue, continúa y no para hablando de fútbol, de un jugador, de otro, de un vídeo, de una posibilidad de llegada de un último refuerzo, de un compañero del pasado, o de lo ilusionante que será la nueva temporada. Así podría Jesús llevarse horas y horas. Y se echa encima el entrenamiento programado. Vive para y con el fútbol y, con el tiempo, exigirá su recompensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios