Festividad del Carmen

Devoción carmelitana en San Fernando

  • l La hermandad del Carmen yel club náutico de Gallineras celebran la festividad de la Virgen del Carmen con varios actos religiosos y de veneración a lo largo de la jornada

Interior del templo carmelita con la Virgen del Carmen expuesta por su festividad. Interior del templo carmelita con la Virgen del Carmen expuesta por su festividad.

Interior del templo carmelita con la Virgen del Carmen expuesta por su festividad. / D.C.

Las procesiones de la Virgen del Carmen, la Patrona de la ciudad y la de Gallineras, no han podido celebrarse en San Fernando ante las recomendaciones de las autoridades sanitarias por la pandemia de coronavirus covid-19. Sin embargo, los devotos no han dudado en acompañar a ambas en los actos religiosos que han acogido esta mañana la iglesia del Carmen y la parroquia de Buen Pastor.

Con un altar mayor preparado para la ocasión, la hermandad del Carmen ha controlado durante el desarrollo de la función principal el aforo del templo, con hermanos pendientes de la situación en el interior y otros en la entrada para limitar el acceso. Dos personas por banco y sillas colocadas en el margen exterior de cada uno de ellos ha sido la forma en la que se ha conseguido respetar la distancia de seguridad para evitar contagios, además del uso obligatorio de la mascarilla. En las naves laterales pegados a los altares menores también se situaban fieles que no querían perderse la misa.

Misa en la parroquia del Buen Pastor en honor a la Virgen del Carmen de Gallineras. Misa en la parroquia del Buen Pastor en honor a la Virgen del Carmen de Gallineras.

Misa en la parroquia del Buen Pastor en honor a la Virgen del Carmen de Gallineras. / D.C.

En la puerta las personas que querían acceder al interior para mostrar su devoción a la titular carmelita aguardaban su turno: solo pasaban una vez saliera alguien para cumplir con el aforo. Un hermano informaba a los presentes que una vez acabara la misa y salieran los asistentes sería más fácil entrar. Sería entonces cuando se realizarían ofrendas a la Virgen, toda vez que las tradicionales de la función principal se habían optado por suprimir en esta ocasión.

Más tranquila, a pesar de como soplaba el viento de levante, estaba la iglesia de Buen Pastor, con la misa del club náutico de Gallineras en honor de la Virgen marinera. El párroco, Silvio Bueno, oficiaba ante una representación de salineras, de la Corporación Municipal y vecinos de la zona. "La Virgen del Carmen era la brújula para los marineros y hoy también lo es para mucha gente, que busca la orientación existencial de sus corazones", comentaba a los fieles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios