San Fernando

Coronavirus en San Fernando: Puntadas Solidarias reparte mascarillas para los vecinos

  • El colectivo se ha organizado con la Federación de Vecinos para hacer entregas a los responsables de las entidades vecinales de este material de protección

  • Las asociaciones se encargan de repartir las mascarillas en las barriadas para que lleguen a todos los domicilios

Entrega en Bazán de mascarillas de Puntadas Solidarias para los vecinos. Entrega en Bazán de mascarillas de Puntadas Solidarias para los vecinos.

Entrega en Bazán de mascarillas de Puntadas Solidarias para los vecinos.

La labor de Puntadas Solidarias que desde hace semanas confecciona mascarillas para proteger a profesionales y ciudadanos en general del contagio del coronavirus Covid-19 llega desde hace una semana de manera ordenada a todos los rincones de San Fernando. Con la implicación de la Federación de Vecinos y las entidades de vecinales se trabaja en la entrega de este material a todos los domicilios isleños. El reto es llegar a las 50.000 mascarillas.

La primera oleada de actuación se centró en cubrir las necesidades de hospitales, centros de salud y centros asistenciales de mayores, también servicios de Limpieza -San Fernando, Chiclana y Cádiz- o de Jardines, trabajadores que seguían con su actividad... "Empezamos a destajo", señala Sara Domínguez, que tuvo la idea inicial para atender a sus vecinos y pidió por Facebook si alguien le donaba tela de polipropileno para confeccionar las mascarillas. "Patricia Cavada se pone en contacto conmigo a título personal para buscar proveedores. Uno le dona 150 manteles de 1x1 metros. Después consigue otras 200 planchas. Y una tienda me da material para 90 mascarillas", cuenta. Por eso sabe que de inicio realizan 3.590. 

Ya con la primera donación se da cuenta que necesita ayuda para la costura y hace el grupo en Facebook, "para ver si se anima alguna costurera y me salen 900", comenta entre risas. Su labor se ha ido haciendo más fácil a medida que se suman donantes, tanto de la tela y los otros elementos -elástico, trapillo- para confeccionar las mascarillas, como de dinero. En este caso, al no poder aceptarlo por no ser una entidad registrada optan por poner a la persona o entidad interesada en contacto con los proveedores, "con tiendas que suministran los materiales que necesitamos, con lo que además ayudamos a los negocios", destaca. Eso sí, esto hace imposible el cálculo de cuántas mascarillas han podido hacer en esos principios. "Puede ser unas 80.000", estima, sobre una actividad solidaria que se ha extendido por la provincia, también con acciones similares.

Cubiertos hospitales y centros de mayores, de inicio, optan por dar una mayor organización al colectivo. "Se crean grupos exclusivos para atender al hospital Puerta del Mar y al hospital de San Carlos, y el resto también organizados en grupos con un coordinador se dedica al resto de la población", detalla. Cada día pueden hacer 1.000, 2.000 o 3.000 mascarillas, aunque ya depende del material disponible. 

Desde hace una semana reparten en las barriadas. Francisco Calero es la persona designada por la Federación de Vecinos para hacer de interlocutor y organizar esta entrega con las distintas entidades y con la propia Sara. De hecho, ha elaborado un documento con las normas: los presidentes de las asociaciones reciben las mascarillas del colectivo y elige a 3 o 4 personas para el reparto a los presidentes de comunidad, en los unifamiliares o las casas bajas. Les proveen de monos de seguridad para ello. "Las mascarillas no solo son para los socios de las entidades, sino para todos los vecinos, cuanto más amplia sea la zona en la que actúan mejor, para evitar que entre las áreas de influencia de cada una se queden zonas sin atender", precisa. 

Como máximo se dan dos por domicilio, para que esté cubierta la persona que salga de esa vivienda, y teniendo en cuenta que en muchos casos pueden haber recibido mascarillas a través del trabajo que desempeñen. "Ponemos mensajes en Facebook para los ciudadanos para que tengan paciencia, para que sepan que les van a llegar, que no hace falta que vayan a casa del presidente de la asociación", advierte Domínguez. 

El Pino, la Aguada de San Juan, El Cruce, Puerto de Palos, El Molino, La Ardila, Manuel de Falla, zona Tercio de Flandes, La Magdalena, La Ardila... Las distintas asociaciones reciben hasta 1.000 mascarillas en una primera entrega que se complementa una vez se reparten si hace falta más. Las entidades más pequeñas asumen con lotes más pequeños. Hasta ahora han dado ya más de 13.500 y el reto es llegar a las 50.000.

Toda esta labor altruista de Puntadas Solidarias no sería posible sin la persona, acreditada para ello, que se encarga de las recogidas y entregas; sin la colaboración de los donantes, sin la implicación de las costureras, sin el apoyo de los taxistas o de la Policía Local, que también interviene si hace falta. Se han sumado negocios y particulares, y el Ayuntamiento. "Hay una persona que se ha presentado voluntaria para atender las necesidades urgentes que surjan", añade Sara Domínguez, en referencia al hecho de que llevan incluso mascarillas para niños que puedan una noche ponerse malos y tengan que acudir al hospital. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios