San Fernando

El Ayuntamiento logra bajar de los 30 días la media anual de pago de facturas

  • Diciembre se cierra con un periodo medio de pago de 25,13 días, según el dato publicado por Hacienda que permite al Consistorio anotarse las mejores cifras de los últimos años 

Gráfico en el que se muestra la evolución del periodo medio de pago del Ayuntamiento de San Fernando. Gráfico en el que se muestra la evolución del periodo medio de pago del Ayuntamiento de San Fernando.

Gráfico en el que se muestra la evolución del periodo medio de pago del Ayuntamiento de San Fernando. / Diario de Cádiz (San Fernando)

A lo largo de 2018, el Ayuntamiento isleño hizo frente a sus facturas en una media de 28,34 días, según los últimos datos actualizados que ha publicado el Ministerio de Hacienda.

El PMP –siglas que corresponden al periodo medio de pago de las administraciones y que se han convertido en una asidua referencia a la hora de hablar de la gestión económica de los Ayuntamientos– rondó a menudo el tope de los 30 días y logró situarse por debajo de dicha barrera durante varios meses. Son los mejores datos que se han conocido en San Fernando desde que se reguló y empezó a aplicar este indicador.

El PMP de diciembre, que cierra todo el ejercicio, se acaba de hacer público y anota una media de 25,13 días, dos menos que en mes anterior aunque dentro de esa dinámica habitual en la que el Ayuntamiento se ha movido durante todo el año.

La media del Consistorio durante 2018 se sitúa así más de 16 puntos por debajo de registrada en el año anterior, que fue además bastante similar a la de ejercicios anteriores: 2017 y 2016 tuvieron un PMP de 44,5 días mientras que 2016 fue algo superior, de 49.

Así que en términos generales, según Hacienda, el Ayuntamiento isleño pagó sus facturas por debajo de los 30 días durante 2018. La mejor cifra se registró en el mes de mayo, con tan solo 15,31 días de media para pagar a los proveedores. Un dato por el que en su momento se felicitó el equipo de gobierno. Y cuando más tardó fue en agosto, que se cerró con un PMP de 36,31 días.

A pesar de los datos relativos al pago a proveedores que mensualmente publica Hacienda y que el Ayuntamiento isleño rescata en su página web, el gobierno municipal no ha conseguido escapar de las persistentes críticas en torno a la gestión económica que le llegan desde la oposición y, especialmente, desde el PP. En varias ocasiones esta formación ha advertido de que los datos oficiales, que se computan una vez que la factura ya ha sido admitida y se inicia el proceso para formalizar su pago, no se corresponden con la realidad de numerosos proveedores –principalmente autónomos y pequeñas empresas– que tardan mucho más en poder cobrar de lo que dicen estas estadísticas.

Aún así, durante seis meses el PMP se situó por encima del tope de los 30 días

El equipo de gobierno, qué duda cabe, lleva a gala siempre su fama de buen pagador y de buen gestor del dinero público. La tendencia, desde luego, ha sido la de ir recortando progresivamente estos tiempos de pago. Y, de hecho, desde verano de 2015, no se ha llegado a superar la barrera de morosidad de los 60 días y existe, además, una diferencia notable con respecto al periodo medio de pago de otras localidades del entorno.

Aún así, el Ayuntamiento isleño ha recibido las reprimendas del Ministerio de Hacienda –ocurrió al cerrarse el año 2017– al incumplir los términos del plan de ajuste que el propio Consistorio, efectivamente, aprobó en 2012. En dicho documento estratégico se asumía el compromiso de reducir los tiempos de pago a proveedores a 30 días en 2016, algo que no se ha conseguido cumplir hasta ahora. Y, aún así, en los meses de enero, febrero, marzo, abril, julio y agosto se superaron estos 30 días.

No obstante, hay que reconocer que dicho aviso fue decisivo para que desde principios del pasado año el PMP empezará a recortarse. Para el equipo de gobierno, como en varias ocasiones ha advertido el concejal de Presidencia y Desarrollo Económico, Conrado Rodríguez, en todo este proceso ha sido determinante la aplicación y puesta en marcha de la factura electrónica, que una vez superadas las dificultades iniciales se ha convertido en un instrumento clave en la administración local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios