La salud es lo que importa

Farmacia y Covid

Países como Francia o Canadá aprovechan el potencial de la farmacia para realizar test

NO se entiende por qué no se aprovecha el papel de la farmacia ante la preocupante situación sanitaria que estamos viviendo, cuando a lo largo de la pandemia la Organización Farmacéutica Colegial ha mostrado una actitud profesional y de colaboración ofreciendo sucesivas alternativas para contribuir a frenar la expansión del virus y garantizar la continuidad de los tratamientos. Desde el Consejo de Farmacéuticos están altamente cualificados para la realización de test en las farmacias así como para participar en programas de salud pública. De hecho la Ley General de Salud Pública ya define la colaboración de las farmacias en programas de salud pública determinados por las autoridades correspondientes. Una de sus funciones es colaborar en los procesos analíticos, farmacoterapéuticos y de vigilancia de la salud pública, según la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias.

Los boticarios no solo son los responsables de la dispensación de los medicamentos, también realizan amplias funciones para asegurar el adecuado cumplimiento y adherencia de los tratamientos. El reciente Marco Estratégico para la Atención Primaria y Comunitaria (Ministerio de Sanidad, abril 2019), recoge expresamente que pueden llevar a cabo su papel de agentes de salud, en coordinación con médicos y enfermeros de los Equipos de Atención Primaria y colaborar en la conciliación de la medicación, la optimización de la farmacoterapia, el aumento de la seguridad y efectividad de los tratamientos, la mejora de la adherencia y la reducción de la utilización inadecuada de los medicamentos. Actualmente desde la red de farmacias españolas ya se realizan programas de cribado, pruebas rápidas de VIH o dispensación de pruebas de autodiagnóstico autorizadas, lo cual muestra cómo la farmacia colabora en diversas actividades de salud pública con probados resultados.

En el caso de la prueba del Covid–19 la participación de las farmacias será siempre, tal y como se ha defendido desde la organización, con protocolos de actuación seguros y definidos por las autoridades sanitarias.

Ya está sucediendo en otros países como Francia, Reino Unido o Canadá, donde se está aprovechando el potencial de las farmacias para la realización de los tests. En nuestro país hasta el momento sólo se ha llevado a la práctica en Ourense en coordinación con la Consellería. Estamos ante un momento decisivo en el que conviene dar nuevos pasos.

Es necesario el desarrollo de una Estrategia de Salud Pública donde la red de farmacias sea un agente sanitario activo de primer orden. También lo es la participación de las farmacias en las estrategias para el cribado, prevención y detección precoz de casos de Covid-19. Así como su implicación en la disponibilidad y realización de tests rápidos para los ciudadanos y la coordinación con los centros de Atención Primaria. La presión que tiene AP está impidiendo a sus profesionales poder responder a la enorme demanda asistencial. Por eso la farmacia se ofrece a colaborar para facilitarles su labor y elevar los índices de detección precoz para combatir así la pandemia. Es lo que hay. Seguro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios