PUERTO REAL

Pioneras en la Democracia

  • Remedios Parodi, Juani Cárdenas y Conchi Rodríguez fueron, en 1979, las primeras mujeres concejalas del Ayuntamiento de Puerto Real

Fueron pioneras. Mujeres valientes que decidieron dar un paso adelante en un momento tan ilusionante como complicado. Era el 3 de abril de 1979 y en Puerto Real, como en el resto de España, se celebraban las primeras elecciones municipales de la historia de la democracia. Unos comicios tras los que llegaron al Ayuntamiento las primeras concejalas: Remedios Parodi, Juani Cárdenas y Conchi Rodríguez. Solo tres mujeres de una corporación de 21 ediles.

La baja presencia femenina era reflejo de la escasa representación que éstas tenían en las listas que se formaron entonces. 10 mujeres frente a 116 hombres. Además, en muchos casos la participación de ellas era prácticamente testimonial y con pocas opciones de salir al no ocupar puestos de salida.

Por ello, llegar al Ayuntamiento fue una sorpresa para Remedios Parodi, número cuatro de la lista del Grupo Independiente. Pese a que era la mujer que ocupaba el puesto mas alto de todas, el cuarto, confiesa que para su grupo conseguir los cinco concejales que lograron era algo “impensable”.

Lo mismo le ocurrió a Juani Cárdenas. Estaba en el puesto sexto del PTA (Partido del trabajo). “Para nosotros fue una sorpresa sacar seis concejales”, explica Cárdenas. Incluso asegura que “quería apoyar la lista porque era gente en la que confiaba pero no quería salir. Antes que a mi se lo ofrecieron a otra mujer que rechazó porque no quería entrar en una lista para que la mujer figurase sin tener posibilidades de gobernar”.

El caso de Conchi Rodríguez fue más singular. Ella ocupaba el número seis en la lista del PSOE que solo obtuvo cinco concejales. Cuando la legislatura ya había comenzado, uno de sus compañeros falleció y entró ella a sustituirle.

El 3 de abril de 1979, un joven José Antonio Barroso se hace con la alcaldía al respetarse la lista más votada en un ayuntamiento muy plural, compuesto por: PTA (6 concejales), PSOE (5), Grupo Independiente (5), UCD (2), PSA (2) y PCE (1). Esa pluralidad política del primer Ayuntamiento llevó a tomar una decisión que nunca más se dio en el Ayuntamiento de Puerto Real. Todos los concejales, los 21, asumieron alguna responsabilidad dentro del ejecutivo.

Juani Cárdenas entró a formar parte de la Comisión de Salud, Remedios Parodi en Cultura y Deportes (más tarde asumió Educación) y cuando se incorporó Conchi Rodríguez fue nombrada concejala de Plaza de Abastos.

“Se nos abrió la posibilidad de que muchas de las reivindicaciones que hacíamos desde fuera pudiéramos hacerla desde dentro”, explica Juani Cárdenas, que tras la muerte de Franco participó en la creación de dos asociaciones de mujeres: La Asociación Democrática de la Mujer Andaluza ‘Mariana Pineda’, de corte feminista, y la ‘Asociación de Amas de Hogar’. En la segunda también estaba Conchi Rodríguez con el objetivo de “progresar y luchar por el cambio porque había vivido muchos años en la represión”.

Remedios Parodi, que entonces apenas tenía 19 años, acababa de incorporarse como maestra al colegio La Salle y participaba de forma muy activa en varios grupos juveniles de la iglesia. “Yo no me lo pensé y aproveché la oportunidad”, recuerda.

Aunque todas coinciden en asegurar que no tuvieron trato discriminatorio por ser mujer y en que se sintieron muy integradas en el equipo que formaron junto a sus compañeros, no pasan por alto la complicación de que las mujeres asumieran esa responsabilidad en unos tiempos en los que “las mujeres no eran públicas, muchas seguían recluidas en sus casas, cuidando de sus familias, y éramos muy pocas las que trabajábamos fuera”, dice Juani Cárdenas.

Recuerda además que para muchos vecinos sus compañeros eran los concejales y ella “la muchacha que la atendió con el concejal”. Por ello entiende que fueron “mujeres pioneras”, que recibían notificaciones dirigidas al “Señor Concejal”. “Yo entonces no me sentía una pionera, aunque supongo que lo fuimos. Yo era una madre que quería que cambiasen las cosas para dar un mejor futuro a mis hijos”, apunta Conchi Rodríguez.

El inicio de las guarderías municipales, el centro de Salud Ribera del Muelle o el control sanitario en la Plaza de Abastos, son algunos de los legados que estas mujeres dejaron. Ellas iniciaron estos proyectos que se materializaron años más tarde. Y es que, si la legislatura comenzó con solo dos mujeres, incorporándose una tercera meses más tarde, finalizó sin presencia femenina. Las tres renunciaron a su cargo por distintos motivos.

Para Juani Cárdenas era muy complicado conciliar la vida política, laboral y familiar. “Yo trabajaba entonces en el hospital, tenía que cuidar de mi hijo y entendía que no daba todo lo que debía”, recuerda.

Conchi Rodríguez acabó desencantada de la política. “Había que tener una mano izquierda que yo no tenía y acabé muy quemada”.

La marcha de Remedios Parodi fue estrictamente política: “presentamos una moción de censura a Barroso porque había muchas cosas que no nos gustaban y éste no se fue, así que nos fuimos nosotros”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios