Construcciones ilegales

Otra vivienda que cae en Chipiona

  • El Ayuntamiento sigue sin pronunciarse sobre los tres derribos ejecutados en los últimos días por sus denuncias judiciales de hace más de una década

Comentarios 3

Tal y como estaba previsto, el Ayuntamiento de Chipiona continuó ayer con la demolición de construcciones ilegales del municipio, en esta ocasión una vivienda situada en el Camino de Santo Domingo, en el entorno de la Venta El Menuito.

La última casa demolida ha sido durante once años el hogar de Francisco Moreno y Dolores Selma, un matrimonio sanluqueño que ha recibido en estos días el respaldo de familiares, amigos y otros afectados que han pasado por su finca. El derribo, en principio previsto para el martes, se ejecutó finalmente en la jornada de ayer con un dispositivo de seguridad que incluyó a agentes de la Guardia Civil y la Policía Local. Los trabajos se llevaron a cabo sin que la familia opusiera resistencia, pero quejándose públicamente por esta “injusticia”.

Moreno, empresario de Sanlúcar que regenta un concesionario de coches en la ciudad, manifestó a este medio que, efectivamente, “todo ha sido una injusticia desde el principio”. Mientras observaba impotente la demolición, sacó fuerzas para asegurar que “no nos han dado derecho a defendernos, no han admitido a trámite recursos que ha presentado mi abogado, se han saltado todo a la torera”. “Esto no es normal desde el punto de vista económico y psicológico. No creo que haya mucha gente que sea capaz de soportar esto”, añadió. Su esposa prefirió no estar presente en el derribo.

Junto a Moreno, su abogado, Álvaro Mora, criticó que la demolición era “totalmente precipitada”, argumentando que están pendientes de resolución “una serie de demandas presentadas” en los últimos días “que pueden prosperar”, una situación que, de producirse ya con la vivienda derribada, “daría lugar a una indemnización”. Esa “precipitación” después de más de una década de trámites judiciales la trataba de justificar aseverando que a lo largo de todos estos años “el Ayuntamiento ha tenido la posibilidad de legalizar viviendas y no lo ha hecho”. Conocedor de la problemática de las edificaciones ilegales en Chipiona, Mora lamentaba que a su cliente “le haya tocado la lotería negativa” entre tantas casas que “se salvan”.

Como es sabido, sólo un día antes, el pasado martes, una vivienda de Montijo y una nave ganadera del Camino del Olivar también fueron demolidas por orden judicial a instancias del Ayuntamiento. Casi una treintena de inmuebles irregulares se encuentran en la misma situación, cuyo origen está en los expedientes de infracción urbanística que abrió el Consistorio chipionero en el año 2004, cuando gobernaba el PSOE en el municipio. La Administración local no se ha pronunciado públicamente en relación a las tres demoliciones que se han ejecutado en los dos últimos días.

Hace ahora justo dos años, Antonio Peña (PP) dimitió como alcalde ante el “callejón sin salida” planteado por el derribo “inminente” de 30  viviendas ilegales, según dijo entonces. Ante el dilema de demoler tales casas o “tener que enfrentarme a la Justicia por desobediencia y desacato”, optó por dimitir.

Su sucesora en el cargo, la popular Isabel Jurado, actual alcaldesa de Chipiona, informó más de cuatro meses después que el Ayuntamiento había contratado asesoramiento jurídico para evitar los derribos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios