fútbol Arcos CF - Salerm Puente Genil (2-2) · Utrera - Conil (5-0)

Delincuencia organizada

2.000 euros por cruzar el Estrecho

  • Los narcotraficantes diversifican sus red de negocio trayendo marroquíes en sus lanchas planeadoras

  • En noviembre se reanudará el tráfico de hachís una vez procesada la nueva cosecha de cannabis

Capturas de pantalla de diversos perfiles sociales en Facebook en los que se oferta cruzar el Estrecho en lanchas rápidas. El contacto se estable por mensaje a través de la red social. Capturas de pantalla de diversos perfiles sociales en Facebook en los que se oferta cruzar el Estrecho en lanchas rápidas. El contacto se estable por mensaje a través de la red social.

Capturas de pantalla de diversos perfiles sociales en Facebook en los que se oferta cruzar el Estrecho en lanchas rápidas. El contacto se estable por mensaje a través de la red social.

Comentarios 4

Los traficantes de hachís aguardan a que el próximo mes de noviembre puedan disponer del hachís recién manufacturado preferentemente en la zona del Rif marroquí. Será un producto fresco y a gusto del consumidor que sustituirá a las existencias ya caducadas de la anterior cosecha de cannabis. Pero hasta que llegue ese momento, las mafias tienen que rentabilizar la inversión hecha en la compra de embarcaciones y potentes motores. El tráfico de lanchas planeadoras no descansa en el Estrecho. ¿Cómo? Con el tráfico de personas que anhelan llegar a Europa.

El negocio en sí tiene menos complicaciones que el del transporte de la droga. No hay mercancía que comprar ni que poner a resguardo de las autoridades, sino pasajeros, con la ventaja de que estos se desplazan por sus propios medios a las playas y, una vez se les deja en las costas españolas, cada cual es responsable de su destino. Caso aparte es de los menores, algunos de cuyas familias llegan incluso a pactar su fuga de los centros de internamiento y su traslado posterior a otros puntos de España (Bilbao, Barcelona...) o Europa. Todo es cuestión de aplicar la tarifa correspondiente.

El proceso de captación de los clientes es también sencillo. Las mafias aprovechan las redes sociales para anunciar sus servicios de forma abierta y exhibir las lanchas de las que disponen para hacer posible el sueño de cruzar al otro continente. Con el mar en calma, son suficientes entre veinte minutos y media hora de viaje para cumplirlo.

Una de las embarcaciones presuntamente utilizadas para el tráfico de personas. Una de las embarcaciones presuntamente utilizadas para el tráfico de personas.

Una de las embarcaciones presuntamente utilizadas para el tráfico de personas.

A través de diversos perfiles en las redes sociales, los narcos ofertan viajes rápidos hasta las costas españolas por cifras que oscilan entre los 2.000 y los 6.000 euros, todo depende de la capacidad de negociación de cada cual y de la oferta y demandas existentes en cada momento. Los clientes son preferentemente jóvenes marroquíes dispuestos a buscar una oportunidad. Muchos proceden precisamente de la región del Rif, una zona pobre y tradicionalmente olvidada por las autoridades del país vecino, cuando no escenario de una sorda y a veces invisible represión policial.

En los perfiles de Facebook donde se publicitan los viajes hasta España abundan vídeos y fotos en las que los pasajeros y los pilotos de las narcopateras se muestran sonrientes bajo un sol radiante. También hay imágenes en las que, en apariencia, se ve a algunos de ellos posando felices en París ante la Torre Eiffel como señal de éxito y de objetivo conseguido.

El contacto con los traficantes de personas se realiza mediante mensajes a través de la misma red social. La respuesta suele ser rápida, indicándose el lugar y hora de salida de la lancha, preferentemente desde las playas de Tánger, Tetuán, Larache o Arcila.

Los pasajeros son en su mayoría hombres, pero también aparecen mujeres y bastantes menores. Pero la publicidad es engañosa y el final se precipita en ocasiones con consecuencias dramáticas quebrando la madrugada.

Fue el caso de la joven Hayat, estudiante de Derecho de 20 años fallecida el pasado 25 de septiembre a consecuencia de los disparos que la Marina Real de Marruecos hizo contra la planeadora en la que viajaba. Dicen que iba tumbada junto al resto de pasajeros y que pudo no ser vista.

La versión oficial indica que el piloto, un vecino de San Roque que permanece detenido a la espera de juicio por pertenencia a banda criminal y tráfico de personas, José María D.Q., había hecho caso omiso a las órdenes de detener la embarcación. En el incidente, además, tres personas resultaron heridas por los disparos de la patrullera.

La muerte Hayat ha generado una oleada de indignación en Marruecos. Las redes sociales se han hecho eco de la indignación popular y en Tetuán se han presenciado protestas en las calles en las que los manifestantes han coreado lemas como "El pueblo quiere [saber] quién mató a Hayat" y "El pueblo quiere renunciar a la nacionalidad".

La promesa de colaboración de la Unión Europea (UE) con Marruecos para que este país actúe como barrera de la inmigración subsahariana ha provocado un incremento de los medios y la acción policial en el norte del país, si bien en la última semana se ha dejado notar de manera nítida una mayor llegada de migrantes a través del Estrecho al tiempo que el Gobierno de Rabat ha intensificado sus demandas de recursos económicos a la UE.

Solo el pasado fin de semana se contabilizaron más de 900 personas rescatadas por el servicio de Salvamento Marítimo español. A todas habría que sumar las que pudieron llegar a la costa por medio de las planeadoras y que escaparon, por tanto, de los cómputos oficiales. Solo Marruecos puede responder a la pregunta de si ha aflojado la vigilancia debido a la presión social y como aviso a Europa ante la tibieza en la respuesta a sus demandas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios