Provincia

La playa canina 'abre' y afronta su tercer verano en Camposoto

  • La zona, a dos kilómetros de las pistas acotadas para los bañistas, se ha terminado de acondicionar hace unos días

  • El Ayuntamiento habla de mejoras para el próximo verano

Cartel indicador de la playa canina en el que se enumeran las normas de uso. Está colocado en el acceso al sendero de la Punta, por el que se llega a la zona. Cartel indicador de la playa canina en el que se enumeran las normas de uso. Está colocado en el acceso al sendero de la Punta, por el que se llega a la zona.

Cartel indicador de la playa canina en el que se enumeran las normas de uso. Está colocado en el acceso al sendero de la Punta, por el que se llega a la zona. / román ríos

La playa canina acaba de 'abrir' sus puertas. Hace apenas unos días que se han instalado los paneles informativos y se ha acondicionado la zona especialmente habilitada para que los perros -en compañía de sus dueños- puedan disfrutar del sol y del mar.

Sigue siendo el mismo espacio que se decidió en 2016 tras una agitada polémica que dividió a los isleños entre partidarios y detractores y que hasta terminó con la primera consulta on line impulsada desde el Ayuntamiento para conocer el parecer de los ciudadanos sobre una determinada cuestión. En realidad, el Consistorio isleño no tiene demasiadas opciones dadas las restricciones de la normativa vigente en la comunidad autónoma. La playa para perros está emplazada a kilómetro y medio de la Punta del Boquerón y a dos kilómetros de la zona acotada para el baño y dotada de servicios. Solo es posible acceder a pie a través del sendero que lleva hasta el Monumento Natural de la Punta, un camino que no siempre es fácil, ni cómodo...

El Ayuntamiento insiste en su apuesta por diferenciar a La Isla con la playa para perros

De hecho, su lejanía y los problemas de accesibilidad han sido las principales críticas que se han lanzado contra la experiencia de la playa canina, que este año afronta su tercer verano. El equipo de gobierno reconoce los inconvenientes que existen -por otro lado propios de una playa virgen- y que se han puesto de manifiesto más de una vez a través de las redes sociales o en prensa. Incluso tiene proyectadas ciertas mejoras de cara al futuro para hacer más llevadera la ruta a los perros y a sus dueños. Pero defiende -e insiste- en su apuesta por la playa canina. Camposoto es, hasta el momento, el único espacio de estas características en la provincia que brinda la posibilidad de disfrutar de la playa en compañía de los perros. Y eso -reitera-es positivo. Marca la diferencia. Así, recuerda, aparece referenciada ya la playa isleña en varias webs especializadas.

Pero las condiciones en las que quedó la playa tras los temporales del pasado mes de marzo y los trabajos llevados a cabo para propiciar la recuperación y puesta a punto del litoral han retrasado también los trabajos para el acondicionamiento de la playa canina, que se ha puesto a disposición de los usuarios hace apenas una semana. Y, de hecho, la retirada de los tubos empleados en los trabajos de reposición de la arena perdida han mantenido cerradas durante toda la semana las últimas pistas de acceso de Camposoto, desde las que parte la ruta hacia la playa canina. Eso ha contribuido a que pasara desapercibida su apertura y que apenas haya tenido uso en estos días.

La adecuación de la zona de la playa acotada para perros ocupa en total 5.000 metros cuadrados y sigue una normativa muy estricta.Hay que recordar que solo se permite el baño de las mascotas con correa y que éstas solo pueden soltarse en interior de un cercado de 1.125 metros cuadrados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios