Congreso de la Lengua Agenda de actos programados para este jueves 30 de marzo

Crónica Personal

...Y van dos

Sánchez ha recibido un varapalo de los que hacen historia, porque le han fallado aquellos a los que ha dado todo

Pedro Sánchez empieza a sufrir. Es probable que él mismo empiece a plantearse si cuenta con el mejor equipo negociador para conseguir sus objetivos y se equivocó al elegir compañeros de gobierno y socios parlamentarios, porque unos y otros le están amargando su último año de legislatura. En la última semana ha sumado dos fracasos estrepitosos. El primero, la reforma de la ley del sólo sí es sí; el segundo, la fallida reforma de la llamada ley mordaza.

Es fracaso importante la primera porque Sánchez la ha sacado adelante no por los votos de sus socios, sino del PP. Una humillación en toda regla. Tanta, que ni siquiera ha sido capaz de pronunciar unas palabras de agradecimiento al PP, signo inequívoco de que le ha dolido más la aprobación de la ley impulsada por Irene Montero, que el rechazo a la reforma de la ley mordaza. Podemos acabó votándola en la comisión correspondiente aunque a Patxi López y Félix Bolaños costó hacerles entrar en razón; pero votaron en contra Bildu y ERC. Resultado: Sánchez ha recibido un varapalo de los que hacen historia, porque le han fallado aquellos a los que ha dado todo y más, indultos y desaparición del delito de sedición, entre otras cosas. Y porque además la reforma de la ley mordaza, una de las promesa, se queda fuera de ser aprobada esta legislatura.

En ese ambiente ni tenso ni enrarecido, sino abiertamente de confrontación entre Sánchez y el resto de sus compañeros de fatigas -en el que aparecerán no dentro de mucho disidencias entre sus todavía incondicionales- ya se advierte una guerra a muerte entre Yolanda Díaz y Pablo Iglesias, que es quien maneja a Montero, Belarra, Pam y la cúpula podemita. Díaz empieza a perder fuelle, porque se está visualizando que pinta menos de lo que pretende hacer creer. Sumar no despega porque la propia Yolanda no parece capaz de crear un partido fuerte aunque lleva casi dos años amagando, tiempo suficiente para que otros dirigentes hayan puesto siglas importantes en el mapa. Pero, lo que es más preocupante para Sánchez, y quizá sí le quita el sueño, es que no parece fácil que Díaz pueda negociar listas conjuntas con Podemos. Habrá que esperar al 28-M, pero hoy por hoy el acuerdo está muy lejos.

Si no se concreta, Sánchez tendrá negro su futuro, porque la ley D' Hont castiga la diversidad y premia a los partidos potentes. Que Podemos y Suma se presenten por separado significa menos votos que si se presentan en lista única. Es imposible hacer pronóstico seguro de lo que puede ocurrir en las generales. Pero el rostro de Sánchez refleja signos, y gestos, de perdedor.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios